Si bien el hábito de beber agua se ha visto como una moda, es imprescindible para nuestro cuerpo, pero éste debe de llevarse de manera responsable, pues trae múltiples beneficios a la salud o perjuicios si se consume en menores cantidades o en demasía.
De acuerdo con la especialista en nutrición clínica Pamela Páez el consumo de este vital líquido es importante en la vida diaria, pues estimula la eliminación de toxinas y sustancias que no son necesarios para el organismo, proporciona sensación de saciedad, además de que activa el ritmo del metabolismo corporal.
En entrevista con Notimex, subrayó que la principal recomendación para el consumo de este líquido es de aproximadamente dos a dos litros y medio, diarios, dependiendo el lugar donde se habita, ya que en algunas zonas geográficas es necesaria una mayor hidratación.
Cuando una persona bebe una correcta cantidad de agua, los beneficios para la salud son notorios ya que “todos nuestros órganos necesitan agua para funcionar sin problemas y de forma sana”.
Explicó que el agua es el principal componente del cuerpo humano; se distribuye por todo el cuerpo, representa al menos 60 por ciento del peso corporal en hombres adultos. Sin embargo, este porcentaje se reduce según la masa corporal magra.
Advirtió del riesgo de consumir poca agua, ya que puede traer consigo afecciones físicas como fatiga, deshidratación y reducción de la velocidad de la actividad enzimática, que en consecuencia puede llevar al exceso de peso y la obesidad.
Ello, explicó la especialista, debido a que el cuerpo que no contiene el suficiente líquido para eliminar los desechos, por lo que sufre problemas de estreñimiento e incluso comorbilidades del aparato digestivo.
“La falta de agua en el organismo disminuye la secreción del jugo gástrico y provoca problemas estomacales, como gastritis y úlceras, además de infecciones urinarias, que en la mayoría de los casos se presentan por la insuficiente ingesta de líquidos como el agua”, sostuvo.
Explicó que una persona promedio de 19 años en adelante no alcanza a cubrir ni la tercera parte del consumo de agua recomendado, y la mayor parte de su consumo se basa en bebidas azucaradas.
Por ello, subrayó las recomendaciones del “buen beber”, toda vez que una persona común debe consumir en promedio entre seis a ocho vasos de agua potable, de cero a dos vasos de leche semidescremada, de cero a cuatro tazas de café y té sin azúcar y, de cero a medio vaso de jugo ciento por ciento natural.

"Tomar agua es fundamental para tener una buena salud, (…) hacerlo de forma moderada, pues los extremos en su consumo pueden ser al mediano o largo plazo perjudiciales para el individuo.” Pamela Páez, nutrióloga

DATOS
La mayoría de los órganos y tejidos contiene más de 70% de agua.
El consumo de agua, complementado con rutinas de ejercicio habituales, permitirán reducir la presión arterial, controlar el nivel de azúcar en la sangre en forma regular, y prevenir enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes.

NTX/Agencias

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...