En México el 80 por ciento de la población en algún momento ha experimentado un tipo de dolor, principalmente tensional, y 15 por ciento ha sufrido migraña, ambos padecimientos son controlables, pero requieren de un tratamiento médico, psicológico y cambios en el estilo de vida.
A nivel mundial, de acuerdo con la OMS, las cefaleas son uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Se calcula que casi la mitad de los adultos han sufrido por lo menos una cefalea en el último año.
Las cefaleas, que se caracterizan por un dolor de cabeza recurrente, se acompañan de problemas personales y sociales como el dolor, la discapacidad, el deterioro de la calidad de vida y las pérdidas económicas.
En todo el mundo, sólo una minoría de las personas que sufren cefaleas recibe un diagnóstico apropiado formulado por un profesional.
La cefalea no solo es dolorosa sino también incapacitante. En el Estudio de la Carga Mundial de Morbilidad, actualizado en 2013, la migraña por sí sola representó la sexta causa mundial de los años perdidos por discapacidad. Colectivamente, las cefaleas fueron la tercera causa.
Las cefaleas imponen además una carga personal bajo la forma de intenso sufrimiento, menoscabo de la calidad de vida y costos económicos. Las cefaleas frecuentes, así como el temor constante con respecto al siguiente episodio, dañan la vida familiar, las relaciones sociales y el trabajo. Los esfuerzos prolongados que supone habérselas con una cefalea crónica pueden asimismo predisponer a la aparición de otras enfermedades; por ejemplo, la depresión y la ansiedad son significativamente más frecuentes en las personas aquejadas de migraña que en las sanas.
“Se trata de un padecimiento subdiagnosticado. La gente está acostumbrada a tener dolor todo el tiempo”,  señala Rafael Velázquez Jurado, adscrito al Laboratorio de Psicología de la UNAM.
Especialistas del Hospital de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán señalan que  la cefalea crónica puede ser una complicación de las cefaleas primarias. Por ejemplo, un paciente con migraña, con dolor que se presente más de quince días al mes tendría entonces “cefalea crónica tipo migrañoso”.
El consumo excesivo de analgésicos puede empeorar la cefalea crónica. Se habla de alta frecuencia de consumo de analgésicos cuando es mayor a tres veces por semana. El rebote se percibe cuando después de tomar un analgésico, el dolor desaparece pero posteriormente regresa, incluso con mayor intensidad.
Sría de Salud/Agencias

Recomendaciones:
Una dieta balanceada, ejercicio físico y terapia de relajación también son medidas útiles para prevención y control de cefalea.
Algunos alimentos e ingredientes pueden provocar migraña. Los más comunes son las bebidas alcohólicas, la cafeína, algunas frutas, semillas, quesos y chocolates.

Se necesita ayuda de un especialista cuando:
El dolor de cabeza no cede
El dolor de cabeza se presenta más de tres veces por semana
Se ingieren medicamentos diario o casi diario para aliviar los síntomas del dolor de cabeza
El dolor empieza luego de lesiones en la cabeza, esfuerzo excesivo, estiramientos o actividad sexual
Los dolores comenzaron después de los 50 años de edad

80 por ciento de la población en algún momento ha experimentado un tipo de dolor

15 por ciento de la población mexicana en algún momento ha sufrido de migraña.

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...