compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, reiteró que su administración está comprometida con la gestión ambiental, por lo que mantiene las políticas públicas y acciones para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero.

Diversas instancias nacionales e internacionales reconocen al Gobierno de Morelos como “ejemplo en el país por el alto nivel de compromiso para la integración del equipo de trabajo con autoridades municipales, federales, organismos no gubernamentales y productores para afrontar y cumplir los retos exigidos por la disminución de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático”.

El mandatario detalló que los 33 municipios del estado tienen su Programa de Acción Climática; sin embargo, se trabaja para la implementación del Programa Estatal de Acción ante el Cambio Climático.

Con el apoyo del Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI, por sus siglas en inglés) se tienen los instrumentos que han sido ratificados por los actuales gobiernos municipales y se trabaja en su implementación; hasta el momento se registran avances importantes en el uso de suelo, la reforestación, el manejo de residuos sólidos, entre otros ejes.

En el caso del cambio de uso de la tierra, se frenó el proceso de construcción expansiva sobre áreas de valor agrícola y ambiental para reorientar la construcción hacia los centros de población consolidados.

En materia de agricultura y ganadería, se transformaron los procesos de quema de cultivos hacia modelos más eficientes de cosecha y se promueve el uso de biodigestores en el sector ganadero; el reciclaje y la eliminación de residuos peligrosos en el campo, es prioridad.

Además, se regionalizaron los 33 municipios en 10 regiones para la implementación de la Estrategia de Gestión Integral de Residuos Sólidos.

La estrategia de la actual administración contempla la recolección de residuos sólidos urbanos, por lo que se determinó la construcción de las Plantas de Valorización de Residuos en Xochitepec, Tlaltizapán, Mazatepec, Yecapixtla y Jiutepec, en donde se obtendrán desechos orgánicos (papel, cartón, aluminio, PET y CDR (Combustible Derivado de Residuos, que tienen un poder calorífico y que usan las cementeras). 

Con ello se dejarán de emitir en Morelos un millón de toneladas de contaminantes al año; además, la basura se convertirá en fuente de ingresos para los ayuntamientos y la producción de abonos orgánicos.

Por:DDM REDACCIÓN
[email protected]