La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) amplió hasta el 31 de julio, el plazo de los Criterios Contables Especiales (CCE), con el objetivo de proteger la economía de personas y empresas que debido al impacto económico de la pandemia del coronavirus, COVID-19, pudieran tener problemas para cubrir sus créditos.

El plazo establecido de 120 días naturales para recibir y atender solicitudes de reestructura de créditos venció el pasado 26 de junio. Sin embargo, considerando las condiciones actuales de la contingencia, la CNBV decidió ampliar hasta el 31 de julio la vigencia de los CCE.

La extensión del plazo de instrumentación de las reestructuras hasta finales de julio permitirá a las instituciones financieras terminar de analizar, y en su caso aprobar las solicitudes pendientes. Asimismo, podrán acogerse a estas facilidades aquellas operaciones de crédito autorizadas en marzo que posteriormente se vieron impactadas por los efectos negativos de la contingencia.