compartir en:

La glorieta de La Luna ya se convirtió en basurero; la falta de depósitos y limpieza contribuye, junto con peatones y comerciantes, a que se mantenga sucia la zona. 

Foto: Valeria Ortega / DDM