compartir en:

A través de su cuenta personal de Twitter, @MashiRafael, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, informó que ascendió a 233 la cifra de fallecidos por el terremoto de 7.8 grados Richter que sacudió la tarde de ayer la zona norte costera del país.

Además, el mandatario sudamericano informó que Jorge Glas, vicepresidente de ese país, llegó desde esta mañana a Manta y se dirige a Portoviejo, otra de las zonas que resultaron más castigadas por el terremoto.

“Yo aterrizaré directamente en Manta a las 18:30 horas (23:30 GMT). Prioridad inmediata rescate entre escombros. Apoyo de rescatistas del exterior. En camino dos hospitales móviles. Electricidad lista sólo para ciertos sectores", agregó.

Correa también pidió "ser cuidadosos por escombros y postes caídos" e indicó que la seguridad pública está "controlada".

El terremoto se registró al filo de las 18:58 hora local del sábado (23:58 GMT), entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas, que también ha sentido el impacto de las réplicas.

Ante los efectos devastadores del movimiento sísmico, el gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como estado de excepción en todo el territorio nacional.