compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Vecinos aledaños a la laguna verde ubicada en el bulevar Juárez, esquina con Motolinía, acusaron que a causa del acumulamiento de agua, han sufrido dengue y otras enfermedades, a pesar de que las autoridades de salud aseguran que no representa un riesgo para la población.
Liliana Poupard, dueña de un comercio de vestidos ubicado a unos 100 metros, dijo que este problema ya le costó la salud a su madre, quien fue picada por los moscos, al grado que le dio dengue y a sus trabajadoras y a ella también le han picado mucho los zancudos, los cuales se refugian en la ropa oscura de su tienda.
Ella pide que brigadas de salud vayan a fumigar esa área,  pues desde que inició ese problema no han ido y agrega que le parece increíble que no atiendan este conflicto, pues al lado está el seguro social.
Dulce Itzelt Gaona Flores, otra de las vecinas, comentó que ya ha girado oficio a José Pérez Torres, director de SAPAC, y le pide su intervención para desazolvar y limpiar ese lugar, pues teme por la salud de su familia, ya que del predio se generan malos olores y proliferan los moscos transmisores de enfermedades, aparte de que en ese lugar  personas se meten para drogarse u hacer sus necesidades, y otras más lo agarran como basurero.
        Han sido dos intentos por tratar de sacar 120 mil litros de agua de ese predio, terreno en el que se escarbó para construir un inmueble hace más de un año y   después se dejó abandonado, con un agujero profundo, lo suficientemente como para que quepan 9 camiones de pasajeros.
Primero fue un camión cisterna de los llamados Vector, -propiedad del SAPAC-, cuya bomba se quemó, posteriormente con otra bomba portátil, que facilitó Protección Civil del Estado, para extraer el agua.
En las dos ocasiones se ha trabajado tres día,  pero no se logró sacar en su totalidad el líquido.

Esfuerzos
Se han extraído 120 mil litros de agua estancada, que ya genera malos olores.

Equivalencia
El volumen de agua que se ha sacado es equivalente a 120 tinacos   de los más pequeños.

Por: Luis Flores Escobedo
[email protected]