compartir en:

El escurrimiento ubicado en el número 16 de bulevar Benito Juárez de Cuernavaca, sigue creciendo como ‘cascada’; la anterior administración del SAPAC no pudo dar solución, y en lo que va de la actual, no han acudido a revisar las tuberías averiadas.