Vuelan sobre dos telas colgantes y danzan en el aire a una altura de 10 metros o más, también se columpian armoniosamente  en aros a unos metros del suelo, retando a la gravedad, algunos más osados montan movimientos artísticos con fuego a centímetros de sus rostros. Son jovencitas acróbatas de la compañía “Todos hacemos Circo”, con sus actos llenos de adrenalina que ponen a todos espectadores con los nervios a flor de piel.

Fotos y texto: Luis Flores / DDM