compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El Congreso local cumplirá con la aprobación de la reforma que prohíbe el matrimonio entre menores de 18 años, antes de la fecha límite establecida por el Congreso de la Unión, el 30 de abril, Día del Niño.
El dictamen de la iniciativa que presentó el coordinador del grupo parlamentario el PRI, Alberto Martínez González, fue aprobado ayer por los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales, y se prevé que sea avalado por el Pleno en los siguientes días.
La iniciativa, que reforma disposiciones del Código Familiar y Código Procesal Familiar, se conoció en la sesión que el Pleno llevó a cabo el 13 de abril pasado, por lo que el análisis y dictamen fue hecho en tiempo récord por la comisión que preside el perredista Enrique Laffitte Bretón.
El artículo 45 de la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, que entró en vigor en diciembre de 2014, ordena que “las leyes federales y de las entidades federativas, en el ámbito de sus respectivas competencias, establecerán como edad mínima para contraer matrimonio los 18 años”.
En sus artículos transitorios, esa ley dio de plazo a los estados hasta el próximo 30 de abril para armonizar sus ordenamientos locales y acatar la nueva disposición que tiene como espíritu proteger los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
Esa disposición está referida en el artículo  72 del Código Familiar, que plantea que la edad mínima para contraer matrimonio en Morelos son 18 años cumplidos, pero hace excepciones para contrayentes de sólo 16 años de edad, hombres y mujeres, sí éstos cuentan con el consentimiento de sus padres o tutores. 

Aprueban
El Congreso aprobó en octubre de 2015 la Ley de las Niñas, Niños y Adolescentes, en cuyo articulado no se estableció la edad mínima para contraer matrimonio, y tampoco se incluyó en las reformas recientes al Código Familiar.

Reunión. Durante la sesión de la Comisión de Puntos Constitucionales, presidida por Enrique Laffitte, también se abordaron iniciativas sobre adopción de niñas, niños, adolescentes y personas con discapacidad.

Por:  ANTONIETA SÁNCHEZ / [email protected]