compartir en:

Río de Janeiro.- El equipo mexicano de voly de playa consiguió victoria histórica en su debut olímpico por 2-1 a Italia, en el estadio construido sobre la mítica playa de Copacabana.
Ante decenas de mexicanos en las tribunas, Juan Virgen y Lombardo Ontiveros se repusieron de un set inicial adverso ante los italianos Daniele Lupo y Paolo Nicolai, este segundo quien fue una muralla y logró siete bloqueos.
Tras conceder el primero a Italia por 21-14, remontó 14-21 en el segundo y finalmente se impuso 11-15 en el tercero y definitivo exhibiendo un juego de muchos recursos y combatividad.
El viento fue un factor para la victoria mexicana (la primera en unos Juegos Olímpicos desde Sidney 2000), que sueña con pasar a la siguiente fase si obtiene una victoria en al menos uno de sus dos próximos encuentros contra Estados Unidos y Túnez.
“Hemos empezado un poco tensos y nerviosones por ser nuestro primer partido olímpico, pero ahí agarramos confianza”, dijo tras el encuentro Virgen, un gigante de 1.97 centímetros de altura.
“Empecé un poco ansioso, sin poder hacer lo que quería por el viento. El viento ha sido un factor super importante”, coincidió Lombardo Ontiveros.
“No nos debemos pelear con el aire, sino ser su amigo, como dice nuestro entrenador. Eso es lo que intenté hacer cuando estaba sirviendo”, agregó Virgen.
El equipo italiano, que partía como favorito, admitió que los mexicanos fueron mejores.
“El viento ha sido un factor importante y quien lo ha aprovechado mejor ha ganado. Al principio hemos estado muy bien y les hemos puesto mucha presión, pero en el segundo set se han crecido y han continuado a martillear con los saques”, señaló Nicolai.