La violencia es un signo de este fin de año y, a pesar de que el gobierno estatal trata de encubrir lo que sucede, las violencia está desatada en Cuernavaca y su zona conurbada; la incapacidad de la Policía Morelos, que es lo mismo que el Mando Único con otro nombre, no sólo no ha dado los resultados deseados sino al menos los que sirvan para contener a la delincuencia.

La masacre del pasado fin de semana, la que comentábamos el día de ayer, es verdaderamente un escándalo nacional, pues el que los familiares hayan declarado que los cadáveres tenían el tiro de gracia es un hecho que compromete a la policía y los tacha de asesinato.

La situación se pone más difícil cuando nos enteramos de que en Jiutepec, el pasado fin de semana, asesinaron a un adulto, al que al llegar a su casa se le cerró un carro, del cual se bajaron unos tipos y lo asesinaron a sangre fría para quitarle el poco dinero que traía. Y así en cada colonia y en cada rincón de nuestro estado estamos en manos de la delincuencia.

No puede ser posible que digan que es un fuego cruzado, como lo hicieron, cuando las víctimas tienen el tiro de gracia. ¿Qué puede decir el Mando Único? La verdad es que es impresionante que sea la policía el autor de esos asesinatos.

Tenemos que ponerle un alto a eso. ¿Cómo vamos a estar seguros si ellos son los primeros que violan la ley y delinquen en contra de los ciudadanos, con pretexto de una investigación?; de eso estamos hartos y desde luego ya no sabemos los ciudadanos si tenerle más miedo a los delincuentes o a la policía.

La ciudadanía está realmente indignada, como lo decíamos ayer; estamos cansados y temerosos de lo que nos pueda suceder, ya que no podemos tener confianza y tenemos que salir a la calle con miedo y estar pendientes de cualquier movimiento a nuestro alrededor. La tranquilidad que tenían nuestra ciudad y sus alrededores se ha perdido y estamos realmente indefensos ante la delincuencia.

Las cosas están mal y los ciudadanos abandonados. En verdad, qué cinismo de este gobierno. ¿No cree usted?

LAS RENUNCIAS

Existe incertidumbre sobre cuándo deberían de renunciar los funcionarios públicos para poder participar en la elección local del 2018.

La Reforma electoral dice que los funcionarios federales, estatales y municipales deberían de renunciar 180 días antes del día de la elección, pero la Corte no se pronunció al respecto, por lo que debería de quedar firme lo ya asentado.

La Ley General de Instituciones y Procesos Electorales, al señalar los requisitos de elegibilidad para cargos federales, dice que se tienen que separar del cargo los funcionarios federales, locales y municipales 90 días antes de la elección, por lo que hay que esperar a que se pronuncie el Tribunal Estatal Electoral, ya que las suposiciones en cosas electorales no se pueden llevar a cabo.

Si la definición es que sea 180 días antes de la elección, deberán de renunciar a principios de año; y si es de noventa días antes, será en el primer día de abril.

Al parecer, el Impepac dijo que serán 90 días, pero él no tiene porqué pronunciarse, pues no es una autoridad jurisdiccional, por lo que hay que esperar al Tribunal.

La moneda está en el aire, porque si son 180 días deberán de renunciar el tres de enero a más tardar, por lo que habrá que estar al pendiente.

Además de esta importante definición, los partidos ya están a todo lo que dan, viendo quiénes pueden ser sus abanderados para la próxima elección. En el PRI, la inscripción de su candidato a la presidencia les da luz verde a los aspirantes a los demás cargos para iniciar sus movimientos y las precampañas se darán a partir del día 15 y podrán inscribirse cuantos quieran.

En los demás partidos ya también están puestos: en Morena y el PT las negociaciones están dándose semanalmente para definir las candidaturas; habrá que esperar para poder saber quiénes son los buenos.

Mientras tanto, la ciudadanía está más distraída con las compras navideñas, pues todo mundo siente que ya no le dará tiempo. La ventaja de las colonias populares es que ahora sí tendrán buenas posadas, pues todos los precandidatos se van a poner con su cuerno para quedar bien con los ciudadanos.

Así que tendremos una Navidad y Año Nuevo con influencia electoral, fiestas en las cuales el olor a política no se podrá evitar. La fiesta electoral ya empezó y después del día 15 se calentará a grado extremo. La grilla en los partidos políticos está en su momento más candente, pues el día 15 deberán de iniciar las precampañas.

Disfrutemos de este tiempo de tranquilidad y armonía, en el que la política nos alcanzará. ¿No cree usted?

Vivencias Ciudadanas
Teodoro Lavín León
[email protected] / Twitter: @teolavin