compartir en:

Es increíble. Después de dejar al norte de la ciudad desconectado, al derribar los dos puentes que eran la principal conexión con el centro urbano y, desde luego, después de meses de seguir con una obra que no tienen para cuando acabar, ahora van a desconectar también el sur de la ciudad al hacer desaparecer el puente de Palmira, lo que dejará a esa parte de la urbe con una sola manera de llegar al Centro, a través de un viejo camino de El Polvorín. Y nadie dice que no se hagan las obras, pero éstas deberían primero acabarse en la parte norte, poner los dos puentes que tiraron y  dejaron desconectada a la ciudad y, más adelante, quitar el puente del sur para dividir Cuernavaca en tres secciones.
El caos vial que vivimos, en una ciudad que fue hecha para carretas y donde los gobiernos sólo han repartido placas de taxi como un buen negocio y no se han preocupado por mejorar las vías de comunicación, y con una policía que está lista para “morder” a todos los fuereños y lo que menos hace es preocuparse de la vialidad de los locales, que tienen tantos compromisos como autoridades a las que se les olvida a quién se deben; mientras los miles y miles de taxistas que normalmente no saben manejar adecuadamente llenan las calles, se paran donde quieren y hacen lo que quieren porque le sirven de tapadera a la autoridad y nadie los castiga, aunados a los ruteros enojados como están, los que no llegarán a acuerdos para repartirse la lana del nuevo sistema de trasporte colectivo que, a pesar de todas las protestas, de manera heterónoma va a poner a funcionar el gobierno “progresista”, el que actúa como la inquisición; en una ciudad donde cada día es más difícil circular y donde la farsa de las obras hace que la vialidad sea un caos; donde los automovilistas, desesperados al haber esa inmensa e irresponsable cantidad de taxis que ante tanta competencia se estacionan sin remedio a media calle para cargar el pasaje y que se pelean con otros miles que andan vacíos, por más vueltas que dan. Todo ha hecho que la autoridad desaparezca.
¿Cómo es posible que estén hablando de un nuevo sistema de transporte, cuando hace ocho meses que no hay placas para las motos que circulan en la ciudad, porque la autoridad no las ha mandado a hacer? ¿O será que van a inventar otro sistema como manera de sacarles dinero a los pobres motociclistas?
Vivimos en una selva, donde cada día es más difícil circular y el acabar con las vías principales de circulación, al tirar los puentes, hará que el caos aumente de manera considerable. Desde luego que esto no le importa a los representantes de la autoridad, que en camionetas blindadas con chofer y ayudantes pueden -desde el vehículo- seguir conectados con los nuevos sistemas de comunicación, porque manejar en la ciudad a las ocho de la mañana, cuando es la entrada a la escuela, o a la hora de la salida de las mismas, de una a tres de la tarde, las calles son verdaderos estacionamientos por la falta de vías de comunicación. Y ya van a quitar otro puente ¿y cuándo van a hacer los que quitaron hace más de seis meses?, quizás en dos años, mientras los automovilistas seguimos perdiendo el tiempo a vuelta de rueda porque no puede haber una adecuada planeación para las obras, las que hacen sólo para servirse con la cuchara grande, para ver cuánto sacan, en lugar de hacerlas para servir a los ciudadanos, que somos los que pagamos impuestos. Así las cosas, la ciudad vive en el caos, mientras se pelean en los gobiernos por ver quién se queda con la plaza pública. Desorden y falta de planeación son sinónimos de nuestra realidad. ¿No cree usted?    
Y MIENTRAS la ciudad colapsa, el encargado del despacho de la Secretaría de Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento de Cuernavaca, José de Jesús Guízar Nájera, confirmó que la Policía de Investigación Criminal (PIC), de la Fiscalía General de Justicia, notificó a Roberto Carlos Yáñez Moreno de que debe entregar el supuesto contrato original firmado por el ahora Alcalde Cuauhtémoc Blanco, mismo que exhibió ante un medio de comunicación.
Tras mostrar a nivel nacional el contrato signado entre el ahora edil de la ciudad con los hermanos Yáñez Moreno por 7 millones de pesos, para que Blanco Bravo contendiera por la alcaldía de Cuernavaca, y con la denuncia que presentó el ex futbolista contra los hermanos por falsificación de documentos, personal de la Fiscalía General de Morelos acudió a las instalaciones del Partido Social Demócrata (PSD) a solicitar el mencionado documento.
Jesús Guízar comentó que el ex secretario Municipal recibió la orden de investigación de manos de personal de la PIC en el domicilio del PSD, ubicado en el número 118 de la calle Santa Clara, de la colonia Acapantzingo, con el fin de asegurar dicho documento, desarrollar la cadena de custodia y poder desahogar todas las pruebas necesarias.
Añadió que este proceso deriva de la denuncia interpuesta en contra de los hermanos Roberto Carlos y Julio César Yáñez Moreno, por la probable comisión de los delitos de falsificación de firmas. ¿No cree usted?

 

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin