Durante la sesión vigésima segunda del Grupo Empresarial Morelos, el presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística delegación Morelos y rector de la Universidad Internacional Vasconcelos se presentó con una plática que tuvo como tema el propio grupo GEM.
Después de la bienvenida, el presidente del GEM le dio el uso de la palabra al invitado, quien manifestó: “Me pidió el presidente que comentara lo que nos señaló el subsecretario de lo que es la Ecozona de la capital; no es trasparente, eso acaba de mencionar, no hemos podido construir una clase política, hay muchos líderes en la zona. Si las cosas siguen así llenemos el perfil en la construcción de nuestra vida democrática, tenemos los elementos necesarios para poner el país de cabeza, todo por no entender que necesitamos una democracia no un populismo a ultranza; me preocupa qué le vamos a heredar a los hijos y nietos, no tienen idea de lo que es el poder, el concepto, el verbo, no lo hemos sabido conjugar; es servir para desarrollar la parte que nos ocupa en medio de una sociedad llena de asechanzas. Si la clase política no existe porque no hemos logrado alinear, no hemos podido acceder a eso mismo que tiene que ver con el poder; conceptualmente hablando se define hacia afuera pero también tiene que ver con la conducta egoísta, con el egocentrismo. Me parece lamentable y lo dio aquí porque éste es un espacio de reflexión y tiene que ver lo que pasa en el exterior; no vemos resultados que resuelvan la problemática, tenemos que emplearnos a fondo y estamos fuertes, porque tenemos reunidas muchas inteligencias capaces de poder desarrollar proyectos ambiciosos para acceder al poder, legítimamente a aspirar a gobernar, que no se trata de llegar a la cima del poder, sino al poder detrás del trono con personas talentosas que amen, que quieran a la ciudad en la que vivimos y a la región. Estoy recordando cuando Justo Sierra refunda la universidad nacional e hizo un discurso memorable; en 1900 asume la rectoría de la universidad para llamarse nacional y dijo una frase memorable: “antes se decía la verdad está hecha; hoy debe decirse la verdad se está haciendo”, esto tenía que ver con las corrientes filosóficas del ateneo del que eran miembros Alfonso Reyes, José Vasconcelos, Alfonso Caso, Lombardo Toledano y Gómez Morín, que eran jóvenes que habían formando parte del movimiento revolucionario de la época, y todos se inscribieron en el movimiento que cambiaría las estructuras de México con el constructo de la democracia en igualdad de oportunidades. La democracia se define como la igualdad de oportunidad para todos y en el ateneo había demandas que no son diferentes a las que vivimos, pero cambia la forma pues ese momento era crucial, como en este momento también lo es y la frase sigue vibrando. La democracia que construyeron los intelectuales del ateneo ha caminado muy poquito ya que requiere de siglos para su construcción en diferencia con el populismo, que significa darle de las arcas del gobierno al pueblo y empobrecerlo. Después los analistas estarán criticando el movimiento político en México; en la forma que López Obrador se ha montado tendríamos mucho tiempo para poder lograr ajustes, hacer los contrapesos políticos a través de las alianzas; con una corriente ideológica peligrosísima se intentaría no dejar pasar a esa ideología. No es sencillo y hay que entrarle todos.
“De tal suerte que me invitan otra vez para darme la oportunidad de expresarme y todo lo he trasformado en poesía. Les voy leer un tercer movimiento que se llevó a la conferencia internacional cuando España conmemoraba los 500 años del descubrimiento de América:
Como vuelo fugaz de mariposa,
hoy transita la imagen temblorosa  
y yo pregunto:
¿Qué pasó con el alma de las cosas?  
¿Debemos acaso por la falsa puerta,  
seguir transitando  sin destino?
O llamamos a la turba  fantástica,
¡despierta ya¡ ….  ¡despierta¡  
lanza al cielo las campanas
de tu gozo sin fin por el planeta
y desfila, humanidad, desfila
y la lágrima triste en la pupila
en la misteriosa procesión apaga.  
Que se proyecte a ti desde lo obscuro  
la nueva imagen de Ifigenia  
y se muevan las sombras, al conjuro
del hada madrina de los sueños.  
Que vuele el ruiseñor
desde la flor hasta la estrella,
y con la profunda gracia del decoro
se cante aquí la gloria de aquella
gesta milenaria.
Viento en popa; leven anclas,
soltemos las amarras,
La Pinta, dejó caer el velamen
De palos, a la Rábida,
Y surcando por mares tenebrosos
Las únicas voces que se oían
En coro gritaban ¡nada¡, ¡nada¡
Así, muchas veces,
el mito de Atila y el Cipango
Rodó por la tierra quejumbroso.
Colón navegante, poeta visionario,
¡Oh¡ cuán dura es la espera señor
deja que caigan las cuentas del rosario.
Contigo, un cielo desolado  
ha dejado mirar por un instante  
sus galaxias abiertas,  
cinco lustros ¡señor¡
y aún no germina la estrella
resurrecta.
Tengo miedo ¡señor¡
por la tardanza de sus evangelios.
Mira la cara del niño
del joven y ese viejo,
una sombra gris los separa,
un desierto gigante y desolado.
Busquemos de nuevo la aventura
de un mundo recién creado,
para exaltar de un mar a otro
la paz de dos mundos
por fin, unimismados…  
y así continúa.
“Esto es lo que pretendo decir sobre la democracia”.

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...