Nada más leer esta nota nos da la dimensión de la corrupción gubernamental: “De los nombramientos que este día primero anunció el gobernador, destaca el del nuevo subsecretario de Educación, Wistano Luis Orozco García, ex dirigente del Partido Nueva Alianza en la CDMX quien, como director general de Administración de la UAEM, otorgó contratos por 396 millones de pesos a empresas fantasmas de un ex directivo del Banco de México sentenciado por haber sido operador financiero de la organización de los Carrillo Fuentes. Dichos contratos fueron supuestamente para atender requerimientos de la Cruzada contra el Hambre. Los pagos se hicieron a empresas fantasmas, y por servicios jamás realizados, durante la administración del rector Alejandro Vera Jiménez.
“El nuevo subsecretario de Educación del gobierno de Graco Ramírez entregó del presupuesto de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos recursos por más de 396 millones de pesos (unos 25 millones de dólares, al tipo de cambio de 2013) a empresas inexistentes, por servicios que nunca se realizaron. Ocho años después de haber sido encarcelado, acusado de ser el intermediario financiero de cárteles de la droga de México y Colombia, Rodolfo David Dávila Córdova, alias El Cónsul, se incorporó como contratista de la UAEM para proporcionar supuestos servicios al programa federal ‘Cruzada Contra el Hambre’. Quien se encargó de la validación y aceptación del proceso de participación de El Cónsul en la máxima casa de estudios de Morelos, fue Wistano Luis Orozco. En dos transacciones realizadas entre octubre y diciembre de 2013, dos empresas en las que Rodolfo David Dávila Córdova aparece como socio y apoderado legal, recibieron más de 396 millones de pesos del programa federal. Las empresas se denominan Grupo Comercializador Cónclave S.A. de C.V. y Prodasa S.A. de C.V.
“En una licitación por 207 millones 779 mil pesos de la Cruzada Nacional contra el Hambre, aparece la firma del presunto operador del narcotráfico como representante legal de Cónclave. Su hermano firmó como apoderado de Prodasa S.A. de C.V., en un segundo contrato también con fondos federales por 188 millones 662 mil pesos. En conjunto, los dos contratos otorgados a empresas ligadas a David Dávila Córdova sumaron 396 millones de pesos. Gran parte de esos fondos fueron transferidos a una red de empresas vinculadas en operaciones simuladas. Tanto Cónclave como Prodasa fueron empresas ‘fantasma’, que cobraron por servicios que nunca realizaron. Los domicilios fiscales que aparecen en las facturas corresponden en realidad a consultorios médicos y a despachos de abogados.
“De acuerdo a un reportaje realizado con la colaboración de la plataforma Connectas y el International Center for Journalist, ICFJ, el jueves 26 de septiembre de 2013, a las tres de la tarde, el supuesto operador financiero del Cártel de Juárez acudió con Wistano Luis Orozco García, ex dirigente del Partido Nueva Alianza en el Distrito Federal, a quien le entregó un sobre cerrado que contenía su propuesta para integrarse como proveedor de la Cruzada Nacional Contra el Hambre. Así quedó consignado en un acta. Wistano era una especie de intermediario de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Morelos, lugar donde residía Rodolfo David Dávila Córdova, El Cónsul. Tras renunciar a principios de 2013 a la presidencia de Nueva Alianza en la capital de México, Wistano se incorporó como coordinador de proyectos especiales de la Universidad Autónoma de Morelos. Entre sus tareas estaba buscar proveedores para equipar a los brigadistas de la ruta ‘Sin Hambre’. La Sedesol comisionó a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos para que se encargara de equipar a los brigadistas de la Cruzada contra el Hambre; a su vez, Wistano subcontrató a las empresas fantasmas de El Cónsul. Al encuentro, realizado en Avenida Universidad 1001, en Cuernavaca, llegaron los representantes de otras tres empresas, que también buscaban obtener el contrato. De un plumazo, dos de los postulantes fueron eliminados. Sólo quedaron como candidatos Grupo Comercializadora Cónclave (representado por David Dávila Córdova) y su contendiente Bombasa S.A. de C.V. Al día siguiente, a las dos de la tarde, Wistano Luis Orozco firmó en el sexto piso de torre de rectoría el documento mediante el cual se asignó un contrato por 207 millones 779 mil 715 pesos a Grupo Cónclave. Fue una asignación exprés.
“Dos meses después, la historia se repitió con Prodasa S.A. de C.V., empresa en la que ‘El Cónsul’ es socio. El 29 de noviembre de 2013 su hermano acudió a una reunión realizada junto a la Sala de Rectores de la Universidad morelense, y en sobre cerrado entregó su propuesta. A los once días le asignaron un contrato por 188 millones 662 mil 900 pesos. En suma, las empresas ligadas al hombre acusado por la PGR de lavado de dinero recibieron en dos contratos 396 millones 442 mil 615 pesos de fondos federales de Sedesol, triangulados a través de la Universidad Autónoma de Morelos. Muchos indicios apuntan a que las licitaciones que favorecieron a las empresas del presunto operador del Cártel de Juárez estuvieron amañadas. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León

[email protected]