compartir en:

La verdad, no entiendo para qué tenemos policía si es peor que los delincuentes. Los abusos y la manera en que tratan a la ciudadanía es una burla. Se recordará que la semana pasada “despelucaron” a un maestro universitario sólo porque no tiene vehículo automotor y la policía le robó su dinero y lo dejó “chiflando en la loma”. Pues el pasado sábado, en la madrugada, un joven profesionista que conduce una moto de su propiedad, fue detenido por un retén en la calle de Las Casas y, como ya se imaginara usted, los policías de mala manera lo hicieron que se bajara de la moto y, al no encontrarle nada,  inmediatamente inventaron y lo acusaron de que la moto tenía reporte de robo, a lo que el joven, como conocedor del derecho, les respondió que eso no era cierto porque la motocicleta era de su propiedad y que, si querían, podrían ir a su casa por la factura, señalándoles dónde la había comprado; y enseñó su licencia y el permiso correspondiente, pero lo voltearon contra la pared de la calle y lo cachearon; el joven les pidió una explicación del porqué de su actitud, ya que él conocía sus derechos. Esto molestó al policía comandante del Grupo Zeus, que lo cacheteó y le bajó los pantalones en plena calle con majaderías gritándole: “Tú andas cargando tus derechos y me los paso por mis h…” Y, cuando le quiso quitar la ropa interior, el joven se  defendió, pero lo golpearon, lo esposaron, le dieron toques en partes nobles y se lo llevaron preso por faltas a la autoridad.  Y para salir tuvo que pagar dos mil pesos de multa por haberse defendido y conocer sus derechos.
Mire usted nada más qué injusticia y en manos de quiénes estamos. El tal comandante, de manera prepotente y majadera, desde el primer minuto no lo bajó de pendejo al referirse a él, al que insultó de manera reiterada durante todo el tiempo, y no sólo lo golpeó, sino lo vejó de mala manera.
Con esos policías estamos peor que con los delincuentes, pues tienen autoridad para delinquir y son más peligrosos para los ciudadanos que los propios rateros.
¿Cómo es posible que un señor que se dice comandante, agreda de esa manera a un ciudadano, nada más porque le dice que conoce sus derechos y lo agreda verbalmente y a cachetadas abusando de “su autoridad”? La verdad, no es posible que estemos en mano de este tipo de policías y que el gobierno todavía diga que la delincuencia ha bajado, cuando los delincuentes son ellos, ya que nadie por muy autoridad que sea tiene derecho a insultar a los ciudadanos. De eso ya estamos cansados.
Se gastan millones y millones en el famoso Mando Único, que cada día está peor; pero -eso sí- presumen de que somos ejemplo nacional.
Pues seremos ejemplo de prepotencia y corrupción, así como de abuso de autoridad; alguien tendrá que hacer algo para detener a esos gorilas que sólo se benefician a ellos mismos. Cada semana nos enteramos de un caso más y el gobierno y su autoridad se hace como que la Virgen les habla y no hace nada en beneficio de los ciudadanos, que es para lo que les pagamos con nuestros impuestos. Al parecer, a propósito escogen a los peores sujetos para que supuestamente nos vigilen.
Pero, eso sí, para declarar son buenos y este mismo día salió la nota en la que el Gobierno del Estado aseguró que en coordinación con la Policía Federal y el Ejército Mexicano ya se ha logrado reducir incidencias delictivas en materia de extorsión, secuestro y homicidio doloso; además hizo un llamado a los uniformados para trabajar con responsabilidad y transparencia, para acallar a los promotores de la desobediencia social.
Ayer, en Yecapixtla, se llevó a cabo el Curso Regional en Materia de Derecho Humano en la Zona Oriente, dirigido a oficiales, jefes y policías de los municipios de Yecapixtla, Atlatlahucan, Ocuituco, Totolapan, Tetela del Volcán y Zacualpan de Amilpas; pero, dicho sea con todo respeto, ¿para qué les sirve?, porque en cuanto ven a un inocente se aprovechan de él.
Eso sí, informaron que el gobierno estatal ha logrado resultados a través de diversos programas, y que el Mando Único Policial, la Unidad Especializada Contra el Secuestro y la Fiscalía, de forma coordinada con la Policía Federal y el Ejército Mexicano, han logrado reducir- abatir los índices de inseguridad. Y que en materia de delitos de secuestro se han reducido los índices en un 79 por ciento; la extorsión en un 50 por ciento y en un más del 25 por ciento el homicidio doloso.
Puras cifras alegres, puras comparaciones tramposas. La realidad es otra: los abusos se ven todos los días, y mientras los ciudadanos no podamos vivir en paz estaremos descontentos. Necesitamos hacer algo para defendernos, porque este tipo de abusos ya no es posible. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin