Si queremos entender el porqué la mayoría de los ciudadanos optó por un gobierno de izquierda, es interesante leer lo que en su momento declaró un hombre de izquierda, hijo del ex presidente de izquierda Lázaro Cárdenas, respondiendo a un cuestionario que realizó Federico Reyes Heroles por iniciativa del Fondo de Cultura Económica, el cual se envió a los partidos políticos con objeto de que los candidatos a la Presidencia de la República contestaran 50 preguntas, cuyas respuestas fueron publicadas luego en un libro. Experimento inédito que nos da a conocer el pensamiento de los partidos en esa época.

Ahora leemos las noticias diarias, pero leer lo que se opinaba con anterioridad nos da un conocimiento que nos permite comparar. Aquí leímos las opiniones de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien nos guste o no es un referente de la izquierda mexicana hasta la fecha.

De las preguntas y respuestas más interesantes escogimos las que guardan coincidencias con el pensamiento político del nuevo Presidente de la República: para darle mayor vigor al federalismo en México el ingeniero Cárdenas contestó que debería devolvérsele la autonomía política y administrativa a los estados y a los municipios para redistribuir el presupuesto y la inversión, así como para crear formas democráticas que fortalezcan su capacidad de planeación y gestión con el fin de revertir el centralismo; dijo que hay que romper el intervencionismo que padecen los diferentes órdenes de gobierno y establecer relaciones de igualdad, reconociendo las particularidades locales y de representación política.

Señaló que es importante encontrar el equilibrio entre los poderes del Estado y la acción y organización de los ciudadanos, para lo cual es fundamental la separación clara entre el Estado y el régimen político, así como la materialización de las instituciones y las reglas del ejercicio del poder.

El equilibrio que debe de haber entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, con independencia del Ejecutivo, recuperando independencia; al mismo tiempo, propone que se utilice el plebiscito y el referéndum para que la sociedad esté en condiciones de expresar sus necesidades, ya que son contrapesos indispensables para el funcionamiento adecuado del Estado.

Para eliminar la corrupción, el ingeniero señala: “Será necesario un cambio sustantivo del régimen político, pero viendo a fondo, trascendiendo la retórica inútil.

“Es necesario fortalecer el marco institucional para sustituir el régimen de partido de Estado por un sistema cabalmente democrático.

“Para conquistar la democracia es necesario que se recuperen la probidad, la legalidad y la justicia, como base para legitimar el ejercicio del poder en el país”.

Y opina que cuando el sistema se democratice en México la corrupción empezará a desaparecer.

En otra pregunta, visualiza la participación de las organizaciones no gubernamentales en la construcción de políticas públicas, señalando que en los cambios sociales la única garantía de permanencia proviene de asegurar la participación del conjunto de los ciudadanos en la gestión del Estado.

“La sociedad civil organizada –dice-, las organizaciones no gubernamentales, tienen mucho que aportar en la construcción de las políticas públicas, ya que son instancias sociales flexibles y ágiles que pueden, en razón de su dimensión y estructura, experimentar modelos o crear alternativas de acción innovadoras de los distintos ámbitos de su especialización.

“Los modelos creados por ellas han sido probados y pueden proponerse como modalidades a desarrollar en dimensiones de carácter regional o nacional, ya que desde la experiencia y práctica se puede proponer alternativas probadas de políticas públicas a ser ejecutadas por el gobierno y el conjunto de la sociedad. Por lo que deben de jugar un papel como contrapeso y vigilancia de la acción gubernamental en la construcción de la democracia; la ciudadanía y sus organizaciones deben de actuar como contrapeso de la gestión pública.”

A la pregunta de cómo México puede vivir un estado de Derecho pleno, respondió: “Para ello, deberá el poder político tener un origen legítimo y democrático. Si un gobierno no viene de la voluntad de las mayorías, violenta el derecho cuantas veces sea necesario para conservar el poder. La solución de fondo es aplicar legalmente y sin excusas los principios democráticos que nos rigen, para que de esa manera el gobierno sea el receptor del mandato popular. El estado de Derecho se da plenamente cuando recupera vigencia plena la ley y cuando la sociedad entera exige cuentas y demanda ser informada honrada y verazmente”.

A la pregunta sobre qué piensa acerca de los movimientos ciudadanos, considera que son un signo nuevo de la sociedad, que demuestran el compromiso de ciudadanos que sin tener un compromiso partidista se expresan por la demanda del cambio democrático, por el respeto a los derechos individuales, buscando una relación respetuosa con las autoridades respecto a sus derechos.

Comparemos el ideario da Cárdenas con las propuestas de nuestro presidente y verá que resulta un ejercicio interesante. ¿No cree usted?

 

Por: Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin



Loading...