De los dos senadores que llegaron a la Cámara alta por el PRD, sólo Fidel Demedicis sigue dentro de su partido y, por su posición política, nos guste o no es precandidato natural de su partido a la gubernatura del estado en el 2018. En reciente entrevista, duro y la cabeza señaló lo siguiente: “Sin futuro político el Partido de la Revolución Democrática por los excesos y abusos cometidos por el gobierno actual con temas como el transporte, la falta de compromiso en el problema de la seguridad, el desempleo y las acciones que por capricho realiza la dirigencia actual”. El senador en funciones consideró como grave la salida de varios militantes y fundadores de ese partido, porque no tienen oportunidades político-electorales, y pone en un verdadero riesgo el futuro político para el 2018.
Por ello está en riesgo la continuidad del gobierno perredista, incluso de ganar las elecciones en otras posiciones importantes en Morelos, debido a lo mal que se está dirigiendo al partido desde la administración estatal, sólo se ha beneficiado a un grupo de amigos y camarillas sin tomar en cuenta las necesidades de la gente, denunció.
Consideró que las políticas públicas que tanto el partido como el gobierno han impulsado son atentatorias contra la ciudadanía, la que todavía seguían confiando, pero ante tantos excesos y abusos cometidos las cosas han ido cambiando, y la confianza se perdió y ahora hay coraje, rechazo social y una condena a las acciones que se han aprobado, como el aumento a la tarifa del transporte, porque le pegan a toda la sociedad civil, pero de manera particular a las clases más desprotegidas.
Y señalo además que desde luego existen casos lamentables como han sido los de la inseguridad, porque Morelos ha pasado a ser de los estados con mayor incidencia delictiva y eso no lo puede ocultar nadie; por lo que el tema es preocupante en razón de que ahora ni los propios militantes perredistas están contentos, pues incluso quienes fueron fundadores han decidido salirse de su partido ante las acciones autoritarias que se cometen desde el interior de ese instituto político, a consecuencia de las malas decisiones del dirigente estatal, quien se aprovecha por ser el hijastro del gobernador.
De forma contundente, aseguró que la entidad sigue viviendo una crisis de inseguridad y violencia, e incluso está peor que otros gobiernos del PAN y del PRI, a pesar de que el tabasqueño diga lo contrario; la gente lo puede corroborar con simplemente revisar las estadísticas que se han disparado en los cuatro años, pero sobre todo en este inicio del 2017.
Cuestionó que las cosas se estén haciendo mal y dijo que dentro del partido hay muchos perredistas que no saben qué hacer y sólo le apuestan a ocurrencias que están lastimando a la militancia, que al no tener otra opción real para poder participar activamente y generar las condiciones de cara al proceso electoral del 2018, se ha visto en la necesidad de salirse del partido.
Sin embargo, si las cosas siguen como hasta el momento, el PRD perderá las elecciones y no tendrá oportunidad alguna para poder competir, e incluso la votación podría poner en riesgo su registro, y por ello están los focos rojos en el Comité Ejecutivo Nacional que conoce de la problemática situación que se vive en el estado por tantas quejas y manifestaciones que constantemente se realizan ante los incumplimientos gubernamentales.
Esta es la opinión de un senador de la República, que desde luego competirá por la candidatura de su partido, ya que representa a una de las famosos “tribus” más importantes en el estado; lo que no señala es que el PRD esté “out” en las próximas elecciones. ¿No cree usted?
POR SU LADO, los señores diputados no entienden y pierden de todas, todas; no dan una, pero lo peor no es eso, sino que alguien que no sabe nada de política los tenga tan nerviositos, como los pone el Presidente Municipal de Cuernavaca, al que ya no saben cómo atacarlo, pues sienten que les come el mandado y, con su demostrada mediocridad, sólo se limitan a recibir instrucciones del ejecutivo estatal, que junto con el dirigente del PRD local quieren hacer desaparecer al alcalde antes de que aparezca su nombre en la boleta del 2018. Por eso, un grupo de diputados locales de diferentes partidos políticos -sobre todo los más “maiceados” por el gobierno- presentó una denuncia de hechos en contra de Cuauhtémoc Blanco Bravo, porque según ellos pagó con recursos públicos los honorarios del abogado Pedro Martínez Bello, quien lo defiende legalmente contra la acusación de Roberto Yáñez Moreno, el sujeto que asegura que el ex jugador de fútbol firmó un contrato en el que aceptó ser candidato del PSD a la alcaldía a cambio de recibir 7 millones de pesos. “Lo que desde luego, en caso de resultar cierto, estaríamos ante la comisión de actos tipificados por el Código Penal para el Estado de Morelos y, consecuentemente, tales actos deben ser investigados y en su caso sancionados”, consignan los legisladores en la denuncia. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...