compartir en:

Justicia, demandan los miembros del Grupo Empresarial Morelos, los profesionistas, la barra de abogados, los empresarios, comerciantes del centro histórico y familiares del empresario y abogado Rafael Arámburu Hernández, hallado muerto en Taxco, Guerrero.
Desde el domingo, el cuerpo del empresario y abogado Rafael Arámburu Hernández fue velado en la sala uno del Grupo Hispano Mexicana, en Cuernavaca.
Amigos y familiares se reunieron para acompañar a las personas más allegadas a quien fuera presidente del Grupo Empresarial Morelos. Cientos de personas de todas las clases sociales asistieron al velorio con la presentación de arreglos y coronas florales, y lamentaron la pérdida del reconocido empresario.
Durante el velorio, todos y cada uno de los presentes, indignados por la falta de seguridad en que vivimos, acordaron la reunión de despedida en el emblemático Bar Cuernavaca, donde él acostumbraba saludar a todo aquel que pasaba.
En la mañana del lunes, los representantes de Profesionales y Técnicos de la Barra de Abogados, los miembros del Grupo Empresarial Morelos, los miembros de Ciudadanos con Poder, comerciantes del centro histórico y familiares del occiso reclamaron a los gobiernos estatal y municipal que se haga justicia en el cruel asesinato del empresario morelense.
En un acto en el que estuvo de cuerpo presente, antes de ser inhumado en el Panteón Municipal de la Leona, en el que fuera su restaurante bar y donde saludaba a todo mundo, cientos de representantes de diferentes grupos se pronunciaron porque se haga justicia, a una sola voz, y señalaron claramente que la ciudadanía está harta de tanta inseguridad y que no es posible vivir con esta situación.
Comerciantes del primer cuadro de la ciudad alzaron la voz por el asesinato del empresario Rafael Aramburú y, tras colocar moños negros en sus locales, anunciaron que hoy protestarán para exigir a las autoridades que aclaren este homicidio y se finquen responsabilidades de ley contra los responsables de ese delito.
Eduardo Peimbert Ortiz, presidente de la Asociación de Comerciantes Establecidos Pro Centro Histórico de Cuernavaca, lamentó estos hechos por tratarse de una persona que fue un hombre recto, comerciante establecido, conocido por todos y una persona que hizo mucho por el centro de la ciudad.
“Rafael fue un hombre que luchó por la recuperación del centro de Cuernavaca, por su mejoría en general y porque sea más cálido y bonito”, expresó Peimbert Ortiz.
Tras lamentar los hechos, el líder comerciante exigió a las autoridades que se aclare este caso y se finquen responsabilidades de ley, para ir al fondo del asunto y para que no queden dudas de que realmente se castigará a los responsables de este asesinato tan cruel y tan bajo.
“Estamos muy tristes, pero a la vez enojados porque algo grave está pasando en la ciudad y el estado en general”, comentó.
El empresario insistió en la necesidad de que las autoridades asuman su papel y no haya omisiones en el caso.
Insistió también en que los gobernantes y legisladores deben sentir la gran responsabilidad que tienen en momentos difíciles, como los que vive el país, al referir que no es privativo de Cuernavaca o de Morelos, sino que se trata de una epidemia lamentable.
Interrogado sobre si este caso tuvo que ver con algún hecho relacionado con el cobro de piso, no pudo asegurarlo; pero tampoco lo descartó.
“Sabemos que todos estamos sujetos a una situación similar y eso es lo preocupante, de tal suerte que exhortamos a las autoridades a que haya mayor vigilancia preventiva y se haga justicia en este caso”, subrayó Peimbert Ortiz.
Lamentable la situación en la que vivimos, esperemos que las autoridades correspondientes no se deslinden del asunto y que den una respuesta con argumentos a la brevedad de este terrible acto. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin