compartir en:

Al inicio de esta semana tuve la fortuna de platicar con mi amigo Leopoldo Sánchez Duarte, hombre de convicciones firmes y con un ejemplo extraordinario, el de su padre Don Leopoldo Sánchez Celis, ex Gobernador de Sinaloa y político que perteneció a los mexicanos que formaron el sistema político mexicano en el siglo pasado, de ésos que ya no hay, de los que trabajaban para sus comunidades y no para su partido.
Mi amigo me hizo el favor de regalarme el libro “Leopoldo Sánchez Celis Político por Convicción y Destino”, que fue presentado a finales de año en la Universidad  de Sinaloa, con una espléndida calidad de impresión y que fue escrita por él mismo.
“¿Por qué Leopoldo Sánchez Celis era un gran político?, porque tenía la vocación, la voluntad y el oficio de servir, de echar para adelante, porque supo caminar del lado de la muerte en la época que le tocó vivir”, dijo el escritor y Premio Nacional de Periodismo en 1985, León García Soler, quien además destacó del ex gobernador de Sinaloa su capacidad de defender sus convicciones y su lucha en favor de la agricultura sinaloense y contra el latifundio simulado.
Las notas periodísticas señalaron sobre la presentación del libro: Con un tiraje amplio, la Editorial de la Universidad Autónoma de Sinaloa presentó en los portales del Edificio Central el libro “Leopoldo Sánchez Celis, Político por Convicción y Destino”, semblanza escrita por el hijo mayor del ex gobernador del Estado y quien diera la autonomía a la Casa Rosalina.
En una charla amena con el público, Leopoldo Sánchez Duarte, autor de la nueva publicación, acompañado por el secretario general de la UAS, Jesús Madueña Molina, destacó que la intención de la obra es que las nuevas generaciones de sinaloenses conozcan el lado humano de su padre, pero también el importante aporte que hizo a la Universidad Autónoma de Sinaloa y a la educación en general en el estado.
Rodeado de universitarios y familiares del ex gobernador, el escritor mazatleco narró que a través de diferentes conversaciones que mantuvo durante los últimos días de vida de su padre, fue construyendo esta semblanza, en donde se hace presente, de manera especial, el compromiso de su padre con la UAS, en la convicción de lograr en Sinaloa una educación integral para la juventud.
Sánchez Duarte comentó que un número importante de las hojas escritas en el libro plasman la vida de un ser humano que hace ya 50 años se atrevió a reconocer la autonomía de la universidad, toda vez que valoraba infinitamente el concepto de educación, al no haber podido él cursar una carrera universitaria, hecho que fue una prioridad en su gobierno, la de apoyar siempre el crecimiento académico de los jóvenes.
En la publicación, la cual está conformada por más de 190 páginas y cuya presentación fue escrita por el propio rector, los lectores podrán disfrutar de una variedad de memorias y anécdotas de Sánchez Celis, las cuales dibujan con precisión la vida de este destacado sinaloense; en ella podemos apreciar fotos desde la niñez y la juventud de Sánchez Celis, hasta varias en las que comparte con los ex presidentes mexicanos Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo.
Sánchez Celis fue  una de las piezas importantes del sistema político mexicano; fue fundador de la CNC y la CNOP, así como recorrió en su natal Sinaloa todos los cargos, desde diputado local, presidente municipal, diputado federal, senador y más tarde gobernador del Estado; su carácter fuerte lo hizo un político por decisión y convicción personal.
Con una prosa limpia, clara y amena, el autor nos lleva a través de la vida de un político mexicano del siglo pasado y a conocer sus convicciones; se aprecia que la palabra empeñada, y el respeto a ésta, cuenta casi tanto como la familia. Las anécdotas que se desgranan de su vida nos muestran cómo el  hombre sinaloense se enfrentó a la muerte en varias ocasiones y cómo con la inteligencia, la convicción nacida de la verdad y la lucha diaria, se puede ser un hombre recto y servir a sus conciudadanos.
Es un libro de fácil lectura para los que nos gusta el tema de la política, donde se nos enseña el porqué políticos como Sánchez Celis se convierten en iconos de su tierra.
Una felicitación muy fuerte a Leopoldo Sánchez Duarte, mi amigo, por este trabajo que con orgullo ha presentado para recordarnos que en México sí han existido políticos que valen la pena; por eso, el autor opina que la obra no es biográfica, sino que más bien cuenta las experiencias no muy conocidas y sus preocupaciones, principalmente por los desposeídos; facetas de la vida del político en tiempos de violencia y confrontación, sobre todo en su quehacer en la educación. Pero también habla del hombre de familia con valores, y de su naturaleza inquieta y sensible e intuitiva.
“Un luchador de tiempo completo y con enorme vocación de servicio que concebía la política como actividad superior del quehacer humano, de acceder al poder para mejorar cosas en beneficio de la gente; esa fue su convicción y su destino”.  Interesante e inspirador. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León  /  [email protected] / Twitter: @teolavin