En declaraciones a los medios de comunicación, el gobernador electo del estado de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, señaló que se reunirá con los legisladores electos en los doce distritos electorales, así como con los diputados plurinominales, para encontrar los mecanismos legales para echar abajo las reformas que a últimas fechas ha realizado la peor legislatura de la historia del estado.
Como todos sabemos, las aprobaciones hechas a últimas fechas de la actual Legislatura cuentan con el rechazo de la mayoría de los morelenses, porque son una verdadera vergüenza, desde la aprobación de las “jubilaciones doradas” para múltiples funcionarios del gobierno, parientes de los legisladores y empleados (todos ellos sin cumplir con los requisitos de ley), hasta la desaparición de dos fondos, uno de promoción turística y otro de desarrollo económico, lo que tienen molestos y encamotados a los empresarios, que por primera vez en el régimen han puesto el grito en el cielo en contra de las determinaciones del legislativo. 
El gobernador electo señaló como responsable al ejecutivo estatal a dos meses y unos días de dejar el poder.
Blanco Bravo, en entrevista, fue claro al señalar: “Se está tratando de blindar por todos lados. Fue a buscar a unos abogados en México para protegerse. Yo siempre lo he dicho: el que la deba, que la pague. Nosotros vamos a hacerle sus auditorías, tanto a él como a todos sus secretarios”.
La rivalidad entre los dos ejecutivos ha sido una constante en los últimos tres años, pera ahora la revancha será de Blanco, ya que él asumirá la gubernatura el primero de octubre próximo.
Por lo que nos podemos dar cuenta, aquí no será tersa la transición de un gobierno a otro, las cosas se van a poner al rojo vivo. Mire nada más cómo continúan las declaraciones del gobernador electo: “Van a seguir haciendo cochinadas. Por eso, la próxima semana nos vamos a reunir con los diputados electos, como lo dijo su compañera, se está tratando de blindar por todos lados, pero nosotros le pedimos que deje de acabar con el estado”.
Considero que el alcalde tiene razón, es un abuso de poder y no debe aceptarse lo que han hecho los diputados “clientes”, que nos han quitado derechos como la Ley de Participación Ciudadana y no han dejado que alguien lejano a la mafia del poder pueda aspirar a algún cargo, y sobre todo si es morelense; esto no es posible y la molestia es en todos los círculos.
El Foro Morelense de Abogados acudió a la Fiscalía General de Justicia a interponer una denuncia de hechos contra los diputados locales por la aprobación de las “pensiones de oro”, como las llamó, así como por delitos de ejercicio ilícito del cargo público, uso indebido del servicio público y coalición de funcionarios.
Pedro Martínez Bello, dirigente de esa organización, explicó que entre las decisiones que se tomaron, una de las que más molestan a la ciudadanía es la aprobación de las llamadas “jubilaciones doradas”, en particular las de los secretarios de Hacienda y de Educación; además de las de otros funcionarios menores, incluyendo a la esposa de un actual secretario.
Y es que, alerta el abogado, estas jubilaciones representarán una enorme carga al erario, pues los montos van de más de 50 mil pesos al mes, a lo que se suma el hecho de que algunas de las personas jubiladas todavía no rebasan los 40 años de edad y, por lo tanto, no tienen derecho pues se necesitan 30 años de trabajo para jubilarse; hay reformas a leyes y reglamentos hechos sobre las rodillas y con intenciones de tratar de proteger la salida del actual gobierno.
Para desgracia nuestra, la legislatura que se va nunca transparentó sus gastos en los tres años de ejercicio constitucional; fue total la opacidad en la manera de aplicar el gasto en el legislativo y nunca se transparentó porque la desigualdad en la manera de dividir recursos era muy grande; existieron diputados de primera, de segunda y tercera, más el diputado huérfano al que nadie le dio nada, lo que desde luego es muy grave en un órgano que supuestamente representa al pueblo.
Tenemos que recordar que la campaña del ahora gobernador electo tuvo como base la promesa de limpiar la hacienda pública y meter a la cárcel a los corruptos, en eso fue muy claro durante toda la campaña, y desde luego los ataques al ejecutivo y su hijastro. Nadie se puede dar por sorprendido, pero además su legitimidad, les guste o no, es de más del 62% de los votos, así que ni quien pueda decir que lo engañaron.
El reto del gobernador electo es verdaderamente pesado, no será sencilla la carga de llevar a buen puerto en un estado con tantos problemas de seguridad, de economía y con una gran deuda. Esperemos que elija a morelenses capaces y honorables. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...