Con el lema “Del caos a la eficiencia”, el Centro de Investigación Morelos Rinde Cuentas nos dio a conocer su primer estudio académico sobre la eficiencia de los sistemas de agua potable y, desde luego, como todos lo vivimos diariamente en Cuernavaca, se concluye que SAPAC es ineficiente, hay malos manejos, falta de inversión en infraestructura y es una amenaza contra la salud de los cuernavacenses.
En su presentación ejecutiva, se nos habla de la insatisfacción de los ciudadanos con el servicio y se señala que el 41% de los habitantes de Cuernavaca está inconforme con el drenaje y alcantarillado, y el 28.2% está insatisfecho con el servicio de agua potable, el cual califica con 6.49 en la escala del 1 al 10.
El estudio tiene una base académica y que cumple con los requisitos que exige el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, y sabemos que todo investigador becario del mismo tiene la seriedad y tiene los requisitos que deben de cumplirse para tener el aval de dicha institución.
En dicha investigación se invirtieron más de 10 meses de horas-hombre, para hacer el trabajo de campo y de análisis y así poder emitir el documento, el cual está a disposición de todos los ciudadanos en www.morelosrindecuentas.org.mx en el cual se hace un estudio sobre la situación actual del Sistema, al que como todos sabemos sólo lo han convertido los políticos en “caja chica” para obtener dinero de manera paralela a los presupuestos, y su ineficacia es parte de la cotidianeidad que vivimos los cuernavacenses, como el estudio también nos señala.
De acuerdo con el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), las deficiencias en el servicio se deben a la falta de recursos para invertir en infraestructura hidráulica. Para reparar la red de agua y drenaje se necesitan 803 millones de pesos. Si se divide el monto en tres años, la duración de la administración municipal, el organismo operador requeriría anualmente de 267 millones de pesos.
Sin embargo, con los recursos que actualmente genera SAPAC y sus erogaciones es imposible. El organismo operador tiene comprometido el 92% de sus ingresos en gastos operativos e inclusive algunos años ha gastado más que los recursos que genera, por lo que se propone lo siguiente:
1.-Eliminación de pagos en efectivo. Las de SAPAC tienen inconsistencias financieras. Si se eliminan los pagos en efectivo en las oficina de SAPAC, el control financiero aumentará, generando ahorros para la institución.
2.-Fin de los descuentos discrecionales. En el 2015, SAPAC dejó de recibir 53 millones 353 mil 742 pesos debido a las bonificaciones que otorgó. De esa cantidad, 34 millones 905 mil 500 pesos se otorgaron a discreción del director. Si los directivos de SAPAC pierden la facultad de autorizar descuentos, SAPAC podría recibir aproximadamente 35 millones de pesos anuales adicionales.
3.- Reclasificación de cuentas: En 2015, el INEGI registró 24,699 negocios en Cuernavaca, sin embargo SAPAC sólo tiene registrados 8,257 tomas de agua comercial. El costo del agua habitacional es 43% menor al comercial. Si todos los negocios de la ciudad pagaran el agua a cuota comercial, SAPAC podría recibir hasta 171 millones de pesos adicionales anualmente.
4.- Detección de tomas clandestinas. El 15% del agua que consume la ciudad no se factura. Esto representa una pérdida económica anual para el organismo de 24 millones. Sin embargo, este daño al erario es evitable y sin necesidad de inversión. Por ejemplo, en la ciudad de Hermosillo una empresa implementó un programa para hallar tomas clandestinas que no tiene costo para el ayuntamiento.
5.- Medición electrónica. Sólo el 43% de los usuarios de SAPAC cuenta con un medidor que permite conocer su consumo individual para cobrarle con exactitud. Si SAPAC colocara medidores electrónicos (existen en el mercado aparatos que a través de una tarjeta que se le entrega al usuario evita que (un capturista tenga que ir a domicilio a tomar lectura del medidor y otro trabajador a dejar el recibo) ahorraría hasta 30 millones de pesos anuales, pues actualmente hay 186 personas en la nómina del organismo dedicadas a las labores de lectura de medidores y entrega de recibos.
6.- Cambio de equipo de bombeo. Si se cambian o repararan los sistemas de bombeo de 71 pozos de la ciudad, SAPAC podría ahorrar 38 millones 810 mil 553 pesos anuales en el consumo de luz.
7.- Congelamiento de plazas. El gasto por concepto de servicios personales de SAPAC representa cerca del 50% del presupuesto. Este rubro no ha dejado de crecer en los últimos años. Una acción que frenaría el incremento de la nómina es congelar la contratación de plazas vacantes y la apertura de nuevas.
Y concluye en suma con estas acciones: SAPAC podría recaudar en el año 297 millones 854 mil 490 pesos adicionales. El doble de lo que recauda hoy por derechos de agua y saneamiento. ¿No cree usted?
MI MÁS SENTIDO pésame a los miembros de la familia Borbolla Malo por la pérdida de un hombre excepcional: el ingeniero Jorge Alberto Borbolla, quien falleció el 29 de diciembre pasado. Un hombre que dejó una profunda huella dentro de los empresarios morelenses. Descanse en Paz. A sus hijos Kikis y Lalo un abrazo afectuoso.

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...