Con el pretexto de que está pobre el municipio, el alcalde Cuauhtémoc Blanco respondió a la exigencia de los ciudadanos que se quejan por la falta de obras y poca seguridad, demandando la inclusión de los ciudadanos en las determinaciones del ayuntamiento; específicamente, lo hicieron los vecinos de la colonia Flores Magón, durante la sesión ordinaria de cabildo abierto.
En su respuesta, el alcalde de Cuernavaca señaló que “me encantaría tener una varita mágica, ya que los recursos que tenemos no alcanzan para todos los habitantes del municipio; ustedes conocen la deuda que me dejaron; se robaron mil 500 millones. ¿Qué hago? Me encantaría, pero las deudas nos complican atender a todos”.
Está bien, pero lo que debería de hacer es denunciar con pruebas a los corruptos de gobiernos anteriores ante la autoridad judicial, pues de su primer secretario del Ayuntamiento él mismo señaló que se llevó más de 120 millones de SAPAC, por lo que no es entendible que ese ex funcionario no esté en la cárcel o al menos indiciado, o vinculado a proceso, y lo que sucede es que se roban el dinero, se lo llevan, y nada más los amenazan, pero en realidad no vemos claro.
Por eso, los habitantes de la ciudad ya están cansados y ésta es la quinta ocasión en la que el Cabildo de Cuernavaca realiza este ejercicio; sin embargo, habitantes de colonias aledañas como Tulipanes, Mártires de Río Blanco y Ciudad Chapultepec, exigieron ser tomados en cuenta, ya que no estaban enterados de que se realizaría este ejercicio en su comunidad, y exigieron tomar la palabra para que los regidores y el alcalde pudieran escuchar sus peticiones.
Los cuernavacenses exigen que se satisfagan sus solicitudes, que abarcan obras públicas, como techumbres en espacios públicos, reparación de drenajes, alumbrado, pavimentación, agua potable y poda de árboles, además de vigilancia y seguridad en zonas de recreación utilizadas por menores de edad, como canchas y parques.
La verdad es que no hubo solución, nada más quedaron en verse la semana que entra, pero la situación se está tornando tensa. La falta de recursos y de atención a los problemas de la ciudad está formando una bola de nieve que en cualquier momento puede rodar.
Una de las mujeres que protestaban en forma airada dijo: “Yo pienso que todas las calles y colonias necesitan que el Ayuntamiento se baje de su coche, para que vean en qué condiciones estamos; a las seis de la tarde asaltan y caminamos con miedo”. Esa es la verdad, vivimos en una inseguridad galopante, en la que la autoridad no hace nada para mejorar; los pleitos personales son una cosa y su obligación es cumplirles a los ciudadanos. Y, si no pueden, que renuncien; esa es su obligación, y si hay rateros, que los metan a la cárcel”.
Respecto a la seguridad, Cuauhtémoc Blanco insistió en que sale de sus atribuciones, ya que el Gobierno Estatal y la Comisión Estatal de Seguridad se deben encargar de eso. Pues que lea la ley, porque, al parecer, él es el responsable de la seguridad, y la ley está sobre cualquier decreto y acuerdo.
Por su parte, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo y el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca anunciaron una campaña de descuentos a los usuarios para recuperar la cartera vencida, que asciende a 80 millones de pesos.
El presidente de la Canaco, Alejandro Uribe García, recordó la situación que se vivió en semanas anteriores a causa del adeudo del organismo con la Comisión Federal de Electricidad, la cual causó desabasto en decenas de colonias de la capital, y lo atribuyó a la gran cantidad de cartera vencida que tiene SAPAC.
Estamos de acuerdo en que todos paguen, pero al pagar necesitamos recibir un servicio, el cual está cada día peor.
Los habitantes de la ciudad en muchas de sus colonias están desesperados porque el agua no llega, y si llega lo hace sin presión, así también nos lo señalaron los habitantes del poblado de  Ahuatepec, que durante cinco días no tuvieron gota de agua de SAPAC; y es por ello que se niegan a pagar un servicio que no se da; además que es demasiado caro, en el pueblo tienen agua que ellos mismos han pagado durante años, pero el servicio de SAPAC en verdad no les sirve porque no corresponde el servicio a la paga, que es bastante alta, señalaron los inconformes.
José Pérez Torres, director del organismo descentralizado, señaló que el 50 por ciento de los 108 mil usuarios no paga el servicio de agua potable, pero la verdad es que cómo van a pagar si no reciben el servicio que ofrecen. Todos sabemos que la mitad de los cuernavacenses estamos pidiendo pipas para tener el vital líquido, pero eso sí, para cobrar sí son buenos. Qué irresponsabilidad. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]   Twitter: @teolavin

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...