No cabe duda de que las famosas campañas están a todo lo que dan a nivel nacional y ya no saben qué hacer para que las cosas funcionen; la situación es tan grave, que la guerra sucia golpea a los candidatos, unos contra otros, de manera verdaderamente fuerte.
La verdad es que ya no saben qué inventar y se han equivocado usando las redes sociales de manera indiscriminada, donde insultan, golpean, y lo peor es que la ciudadanía no se da cuenta y sigue reproduciendo y compartiendo golpes que no sabemos ni de dónde vienen; sólo suponemos que son los mimos equipos de los candidatos para el trabajo de las redes sociales, pero no tenemos la certeza.
Este proceso, al menos en Morelos, se da en medio de una inseguridad impresionante. El mando de la Policía Morelos no sirve, sólo protege a los funcionarios públicos y de vez en cuando se da una vuelta por las calles; los delincuentes tienen todas las facilidades, hay zonas de la ciudad de Cuernavaca donde es tierra de nadie y lo que sucede a diario es cada día más grave.
Podemos ver cómo las policías comunitarias de los poblados del norte son verdaderamente peores que todas las demás, porque detienen y juzgan al mismo tiempo en total impunidad. Ocotepec, Chamilpa y Ahuatepec son víctimas del desorden y, desde luego, de las componendas políticas; los ayudantes están coludidos con la delincuencia, a la que se le da todo tipo de facilidades.
Por las noches, las metralletas y los balazos son cosa de todos los días, y las autoridades de la ciudad juegan al avestruz y no sacan la cabeza de la tierra; las emborrachadurías funcionan toda la noche hasta el día siguiente, de donde jóvenes sin tener siquiera los 18 años salen con la cerveza en la mano el domingo ya con el Sol alto, y sin la quincena o semana que les pagaron.
El vicio crece y todas las autoridades estatales y municipales se hacen como si no se dieran cuenta; la protección de que gozan los ayudantes municipales se las dan los diputados corruptos, como Beatriz Alatriste que quiere ser otra vez diputada cuando debería estar en la cárcel.
Las campañas en verdad no hacen mucho ruido, no ha hecho ninguno de los candidatos reuniones espectaculares, excepto por la marcha del candidato del PRD; en la cual, si le preguntabas a la gente a qué venía, ni idea tenía. Los demás han sido más modestos y en las campañas se meten ahora hasta los intelectuales y quieren sacar provecho, haciendo de su conocimiento un tema de campaña, lo que desde luego no funciona.
Llevar a las mismas señoras a varios desayunos no sirve de nada, hay que cambiar de público para penetrar. Pero lo más interesante de la semana que comienza lo veremos el próximo jueves en el debate que Coparmex organiza, en el cual estarán todos los candidatos a gobernador; veremos cómo se desenvuelve cada uno de ellos por fin, porque el IMPEPAC no ha dado fecha de cuándo serán los debates oficiales que marca la ley, con eso de que no tienen dinero y que se agachan ante el poder público.
La verdad es que no funcionan, ahora tienen un secretario general que tiene más de 25 años en la función pública como miembro del servicio profesional de lo que fue el IFE -ahora INE-, que sabe más que todos los consejeros juntos, pero si no tiene los recursos y los consejeros no le dan la confianza y la voluntad política de hacer las cosas como se deben de hacer, no la tiene fácil.
Hay bestias peludas como el representante del PRD que, según él, con la miseria que le dio el gobierno al IMPEPAC se garantiza el buen desarrollo del proceso electoral, cuando por lógica no es así; señaló que las condiciones están dadas, que se ha notado los últimos días que ya se ha regularizado el funcionamiento del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC).
Hay movimientos de la Coordinación de Capacitación y la de Partidos Políticos a otras oficinas alternas, porque ya tienen recursos para operar de manera normal. Desde luego, lo que sucede es algo que no puede parar y los hombres y mujeres que tienen años ahí saben, y lo hacen bien, pero de eso a que sea lo que señala este señor hay un abismo.
Este representante tiene que hablar de lo que le conviene, pero un órgano electoral sin autonomía no sirve para una contienda electoral como la que llevamos; su función ha dado mucho qué desear y tiene que entender que o deja de meter la mano el gobierno estatal y se acaban las preferencias por un partido político, o la verdad será el proceso más sucio de la historia. ¿No cree usted?

Por: teodoro lavín león / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...