compartir en:

Una vez más los diputados traicionaron a los ciudadanos morelenses; el pasado jueves, después de haber recibido desde el lunes miles de firmas de ciudadanos morelenses donde se solicitaba nada más que se socializara la nueva Ley de Participación Ciudadana, fieles a su entreguismo y a su lambisconería con el ejecutivo, hicieron oídos sordos a la ciudadanía y, tal como se los ordenó el “gran junior”, con mentiras y con el cinismo que los caracteriza, votaron la nueva ley a su modo.

Desde luego, la razón es el dinero que recibieron como Judas esos muertos de hambre que nunca han tenido más; y todos de una clase media baja, ahora son millonarios, viven donde no podrían haber comprado con un trabajo honesto y como les gusta; de no tener nada, ahora gozan de una vida desahogada y han satisfecho su necesidad de escalar socialmente, no precisamente por su esfuerzo personal ni por trabajo ni actividad intelectual (si es que entienden lo que eso es), sino creciendo para ser ricos y servirse del poder. No servir es su filosofía.

Las organizaciones ciudadanas respondieron de manera verdaderamente molesta y una de esas organizaciones muy serias, “Morelos Rinde Cuentas”, en un video publicado en las redes sociales, mostró que varios representantes de la sociedad civil les pedíamos que nos permitieran como ciudadanos -de manera respetuosa- participar en la Ley de Participación Ciudadana; además de la gran cantidad de firmas entregadas al Congreso el pasado martes, pero todo les valió, pues no escuchan a quienes sí representan a ciudadanos. Ellos, señores diputados, sólo son unas marionetas del poder como la organización civil señaló en las redes sociales en una muy clara publicación. Los legisladores se negaron a crear la Ley de Participación Ciudadana con la opinión de los ciudadanos y se publican las fotos de Edwin Barro Brito, Hortensia Figueroa, Jaime Álvarez y Julio Espín con la leyenda: “¡En el 2018 no los olvides¡”, y de la misma manera la asociación civil invita a los ciudadanos a inscribirse en ella para acabar con la corrupción en que vivimos y, en otra de sus publicaciones, señala: “Falta pluralidad en el Congreso ya que la Presidente Beatriz Vicera, la vice presidente Hortencia Figueroa, la secretaria Silvia Irra, el presidente de la Junta Política y de Gobierno, Julio Espín, el presidente de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública, Eder Rodríguez, y el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Javier Laffite, son perredistas después de haber obtenido solo el 18 % de los votos en la elección anterior, por lo que es desproporcionada la fuerza que deberían tener, la que han conseguido con dinero; y la secretaria Edith Beltrán es la única de otro partido, Nueva Alianza, pero todos ellos son miembros del clan formado por el PRD; y esto sólo ocurre en tres congresos del país, con un solo partido, con un control tan entreguista como el de los diputados morelenses.

La Ley de Participación Ciudadana es la que nos da a los ciudadanos los medios para poder dar nuestra opinión fuera de las épocas electorales y, desde luego, para que tenga validez y debe de estar regulada. Por ello y por el miedo que le tienen a la ciudadanía, ya que conocen que ésta ya está cansada de mentiras, impunidad y corrupción en la manera en que las autoridades se conducen, pues siempre existe en las leyes de participación ciudadana correctas el plebiscito, el referéndum, la iniciativa popular y la revocación del mandato para cuando los gobernantes no cumplen con lo que les prometieron a los electores; esa es la razón por la que estos diputados corruptos borraron lo referente  a la revocación de mandato.

Lo que esta legislatura ha hecho es quitarnos derechos adquiridos, o sea que los que hacen leyes violaron la Constitución General de la República que en el artículo 14 dice que no se podrá aplicar la ley de manera retroactiva en perjuicio de persona alguna. Y el Congreso, al quitarnos un derecho adquirido con la anterior Ley de Participación Ciudadana está violando la constitución, pues nos está perjudicando en la libertad que tenemos los ciudadanos para corregir a quien queremos que nos gobierne.

Es por ello que necesitamos ponernos de acuerdo y acabar con todo esto que nos perjudica a todos; darnos cuenta de quiénes son los que actúan en contra de los ciudadanos, porque son los que no tienen moral, los que nos tienen viviendo en este estado lleno de inseguridad y de obras fatídicas como el Paso Express. Ciudadanos, estemos pendientes si no queremos que sean los mismos los que nos sigan gobernando. Yo creo que no deseamos eso. ¿No cree usted?

Vivencias ciudadanas
Teodoro Lavín León
[email protected]