Un cambio, desde luego trascendente, se inicia ahora en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Ha dado comienzo la demolición del edificio principal, el número uno, porque tiene daño estructural debido a los sismos del 19 de septiembre del año pasado.
El edificio, que en 1965 entregó Agustín Yáñez como Secretario de Educación Pública, en representación del Presidente Adolfo López Mateos, a la entonces Universidad de Morelos, de lo que se había construido para que fuera el Colegio Militar de este país, que más tarde fue terminado por la intervención del Presidente de la República con la Fundación Jenkins, la que dio los diez millones de pesos de aquellos que fue con lo que se terminaron con los dos primeros edificios, y que el presidente Gustavo Díaz Ordaz inauguró el 7 de septiembre de 1977 ante la presencia del Gobernador Emilio Riva Palacio y de mi padre, Teodoro Lavín González, en ese momento rector de la universidad, ocasión en la que a nombre de los estudiantes de Morelos mi querido amigo Abraham Rubio Canales, entonces  Presidente de la Federación de Estudiantes,  solicitó la autonomía de la universidad, la que fue concedida el 22 de noviembre del mismo año.
Ayer dio comienzo la demolición de ese emblemático edificio en medio de una ceremonia de despedida que presidió el Doctor Gustavo Urquiza Beltrán, Rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), directores de facultades y escuelas, así como miles de alumnos, docentes, trabajadores administrativos, egresados y sociedad en general, que se congregaron para ser testigos de la ceremonia del inicio de los trabajos de demolición.
“El día de hoy, 22 de enero, quedará grabado para siempre en nuestras mentes y corazones porque perdemos una parte entrañable de nuestro patrimonio universitario, este edificio aún guarda el eco de las risas de los estudiantes y la voz de los catedráticos, pero también de todos los administrativos que desde aquí despacharon desde hace más de 50 años”, expresó Gustavo Urquiza.
“Derivado del sismo que padecimos el pasado mes de septiembre, fueron afectadas un total de 134 edificaciones, tanto en el Campus Norte como en las distintas sedes del estado, seis de ellas con severos daños estructurales, 33 con daños mayores y 95 con daños menores”, informó el rector.
“La nostalgia que provoca esta demolición es inmensa, dejamos atrás las aulas, la oficinas, la emblemática sala de rectores, y con ello muchos recuerdos e historias de tantas generaciones que de ahora en adelante vivirán en nuestros corazones”, dijo Urquiza Beltrán.
“Me uno al sentir de toda la comunidad universitaria y los exhorto a afrontar este acontecimiento como una nueva etapa para nuestra universidad. Tenemos la oportunidad de contar con instalaciones dignas, funcionales y, sobre todo, que brinden seguridad a toda la comunidad universitaria”, destacó.
El rector recordó que originalmente el edificio principal de la UAEM fue destinado para establecer el Colegio Militar, pero desde 1967 formó parte de la máxima casa de estudios de Morelos, que albergó a diferentes escuelas y facultades, como la entonces Escuela de Comercio y Administración, la Escuela de Derecho y Ciencias Sociales, la de arquitectura, así como las oficinas del gremio estudiantil y de las autoridades administrativas.
“Desde el inicio de mi administración me he avocado de manera perseverante a gestionar ante las autoridades estatales y federales correspondientes los recursos económicos para llevar a cabo la reparación de las instalaciones dañadas”, dijo el Rector de la UAEM, al referir que se solicitó el apoyo del Fondo Nacional de Desastres (FONDEN) debido a que las afectaciones identificadas sobrepasan la capacidad financiera de la UAEM para hacer frente a la demolición, reconstrucción, rehabilitación o reparación de los inmuebles dañados.
El rector reconoció que el proyecto para la construcción del nuevo edificio principal fue realizado por estudiantes y profesores de la Facultad de Arquitectura y contará con todas las especificaciones legales para que brinde seguridad a sus habitantes, “la UAEM estará en posibilidad de brindar mejores espacios con aulas y laboratorios de vanguardia para que los estudiantes, profesores y trabajadores desarrollen sus actividades en las óptimas condiciones que fortalezcan la excelencia académica”.
Los directores de la Facultad de Contaduría, Administración e Informática (FCAeI), de la Facultad de Arquitectura y de la Escuela de Turismo, Laura Patricia Ceballos Giles, Alfonso Saldívar Cazales y Gerardo Gama Hernández, respectivamente, coincidieron en que el edificio principal no sólo era bloques de concreto y vigas de acero, sino un símbolo histórico y el hogar de cientos de generaciones de profesionistas que han sido parte de una universidad de excelencia que hoy contribuye al desarrollo de Morelos y de México.
Erick González García, alumno de la FCAeI; Florencia Estrada Mendoza, trabajadora administrativa de la Facultad de Arquitectura; Miguel Ángel Cuevas Olascoaga, catedrático de la Escuela de Turismo, externaron su agradecimiento al edificio. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...