compartir en:

Vivimos en una ciudad cochina y con pésimos servicios; con una inseguridad galopante, que maneja un futbolista a través de su representante, y ambos de administración no entienden nada, todo lo hacen por corazonadas y, desde luego, los que tienen más experiencia y saben dónde está “la lana” ahora los atacan para ver si primero los sacan de la jugada de la candidatura a gobernador y a ver si aflojan lo poco que es verdadero negocio en la ciudad. Lo más absurdo que han hecho los diputados de esta pésima legislatura fue primero desaparecer la Ley de Participación Ciudadana y dejar un remedo de ella, pero eliminan la revocación de mandato y a los seis meses la aplican a su manera, sin tener NPI de lo que es el derecho; cosa normal porque estos diputados son enciclopédicamente ignorantes.
Ahora se publica, la semana pasada para ser precisos, en una de las columnas importantes del país, que la alcaldía es más que importante y la necesidad de controlarla por parte del ejecutivo estatal ha llevado a éste a acordar con el presidente nacional del PAN una alianza para que apoye el juicio de Cuauhtémoc Blanco, y de esa manera, a cambio, él apoyará a Anaya, el presidente del PAN, para que sea el candidato de PAN-PRD a la Presidencia de la República, dejando el actual gobernador a su hijo en la alcaldía y a Javier Bolaños en la gubernatura. Todo esto, desde luego, con la consabida traición a Miguel Mancera, que quiere ser el candidato del PRD a la Presidencia de México. Como puede verse, un bonito acuerdo en el que los ciudadanos estamos nada más de mirones, o sea que no contamos.
Las declaraciones van y vienen y el presidente del Congreso de este país, el diputado federal Javier Bolaños, declara que no existe fundamento legal para destituir al Presidente Municipal de Cuernavaca, y que el Congreso morelense legalmente no lo puede hacer.
Después, uno de los diputados locales dice que sí se puede quitar al alcalde y otro dice que no; y eso que todos juegan en el mismo equipo. La verdad es que, al parecer, como lo decíamos ayer, es sólo un escándalo para no dejarlo ser candidato y que no los quite de las sagradas nóminas gubernamentales. Por lo pronto, la ciudad y el estado están sucios, los servicios son malos y no hay nada de qué sentirse orgulloso; la mejor obra del régimen, que es Jardines de México, ya también está descuidada y en algunos lados a medio acabar.
¿Por qué si la política es una ciencia extraordinaria, no aplican lo que decía el gran líder hindú Gandhi? Y él si era líder, no como los remedos que tenemos en Morelos.
Un día le preguntaron a Mahatma Gandhi ¿cuáles eran los factores que destruyen al ser humano? Y él respondió así:
La política sin principios.
El placer sin compromiso.
La riqueza sin trabajo.
La sabiduría sin carácter.
Los negocios sin moral.
La ciencia sin humanidad, y
La oración sin caridad...
Ghandi dijo que la vida le había enseñado que:
La gente es amable, si yo soy amable.
Las personas están tristes, si yo estoy triste.
Todos me quieren, si yo los quiero.
Todos son malos, si yo los odio.
Hay caras sonrientes, si yo les sonrío.
Hay caras amargadas, si yo estoy amargado.
El mundo es feliz, si yo soy feliz.
La gente se enoja, si yo estoy enojado.
Las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.
La vida es como un espejo:
-Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa.
-La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.
-El que quiera ser amado, que ame.
- No te compliques las cosas, es así de simple:
¿Extrañas? ¡¡¡llama!!!
¿Quieres ver a alguien? ¡¡¡invita!!!
¿Quieres que te comprendan? ¡¡¡explica de nuevo!!!
¿Tienes duda? ¡¡¡pregunta!!!
¿Algo no te gusta? ¡¡¡deséchalo!!!
¿Te gusta algo? ¡¡¡cuídalo!!!
¿Tienes metas? ¡¡¡cúmplelas!!!
Estar vivo no es lo mismo que vivir. La vida no son los años, la vida son momentos que la forman día a día y tú la mereces, vívela de la mejor manera...
Como nos podemos dar cuenta, sobra explicación de porqué estamos como estamos; ¿se parecen esos conceptos a la manera de pensar de nuestros políticos? En la respuesta tiene usted la solución; cuando vaya a votar piense por quién lo hace. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin