A pesar de una oposición total a que se ponga una nueva gasolinera en Rancho Cortés, después de que los vecinos han luchado y han demostrado que no es viable la gasolinera junto a la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado, el Ayuntamiento de Cuernavaca dicen las malas lenguas que por la módica cantidad de millón y medio, después de haber clausurado el proyecto, lo volvió a abrir, argumentando que es un corredor en el que está permitido lo que es una mentira total y ésta va en contra de toda norma.
En primer lugar esta no puede ser autorizada en eses lugar porque está en una curva y la ley no permite que una gasolinera esté en un curva, después no cuenta con el uso de suelo requerido, ya que es una zona habitacional de categoría alta a donde no es posible poner este tipo de negocios.
La protesta que ha durado ya más de un mes, ayer hubo una manifestación a donde la asociación de colonos del fraccionamiento ha tenido un preponderante papel, ya que ha tratado de que la autoridad municipal se dé cuenta de que está vigilando su propia ley, pero poderoso caballero don Dinero ha terminado con todas las violaciones a la ley y ha permitido que se vuelva abrir el proyecto que crea un nuevo centro comercial con varias accesorias propiedad de alguien que tiene mucho dinero y puede dar las mordidas correspondientes.
Los letreros en cada una de las casas de fraccionamiento son grandes y el escándalo se hace más grande cada día, y va directamente contra el alcalde de Cuernavaca que a decir de él, él no es político, sino ciudadano, pues la verdad no se ve, está haciendo exactamente lo contrario a lo que quieren los ciudadanos, la verdad es que está acabando con una zona habitacional de primera, porque alguno de sus colaboradores por no llamarles de otra manera están haciendo negocio.
Algo tendrá que hacer el ex futbolista, pues la verdad es que cada día está peor la administración que él dirige, los antros en Cuernavaca son verdaderamente un caos, no entendemos por qué se les permite abrir a la hora que sea y cerrar cunado se les pega la gana, y desde luego por eso suceden los accidentes como el recientemente balaceado del famoso Áttico que como muchos de los antros de Cuernavaca no respetan la ley.
Esta señala que deberán de abrir normalmente hasta las once de la noche y con un permiso especial otorgado por el cabildo hasta las dos de la mañana, pero en el caos en que vivimos, los antros trabajan toda la noche por una corta feria, que le entregan al representante del municipio y el consumo de los inspectores que se emborrachan a costa de los cuernavacenses.
La molestia ocasionada por la reapertura de los trabajos de la gasolinera llevó a los colonos a una manifestación en la que participaron los colonos, pero el contubernio de la Secretaría de Obras Públicas municipal con los dueños del proyecto es evidente, los colonos van haciéndolo poco a poco descubriendo los ilícitos, pero la autoridad municipal todo hace con tal de apoyar a los dueños, la verdad es que no es posible que la autoridad municipal se olvide de los ciudadanos y les dé la razón a todos y cada uno de los inversionistas que desean construir donde se les pega la gana, no se ha realizado la junta de consejo a través de la cual se podría autorizar dicha construcción pero la autoridad se la pasa por el arco del triunfo.
¿Sabrá el presidente municipal qué están haciendo sus empleados? La verdad es que no los creemos, están abusando de su buena fe. Es necesario que en el ayuntamiento alguien ponga orden, así como Sapac cobra fuera de toda proporción, los impuestos prediales han subido, me decía un amigo, el 400 por ciento, de esa misma manera las cosas funcionan mal.
Cuernavaca es una ciudad que tiene una vocación turística y de descanso, si no se le respeta, porque los funcionarios hagan negocitos van a acabar con lo poco que funciona bien, los colonos de Rancho Cortes están verdaderamente molestos, no solo porque le convierten la zona habitacional en un mercado, porque no es solo una gasolinera, sino varios locales a donde habrá de todo, un mercado más en el lugar inadecuado, si la autoridad no escucha a su pueblo como lo son los colonos que han protestado de manera decente sin ser agresivos como en otros lugares, se alejará cada vez más del pueblo que lo eligió y eso traerá consecuencias, son gente preparada, no ignorantes, así que legalmente le puede costar al ayuntamiento y salirle el tiro por la culata. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]