Sin duda alguna, uno de los cuernavacenses más distinguidos en el siglo pasado y en el presente es el extraordinario pintor Jorge Cázares Campos, quien falleció el día sábado 11 a las 4.35 de la mañana, lo que representa una pérdida profundamente importante para la cultura y las artes morelenses .

Mi querido amigo y paisano Jorge Cázares es sin duda alguna el cuernavacense por excelencia, nació en la Calle de Hidalgo frente al Palacio de Cortés y fue todo lo que uno pueda imaginar para la cultura morelense; hombre ejemplar que amó hasta el último instante a su tierra y luchó por ella sin cobrar un solo centavo, hijo ejemplar porque al quedar huérfano se dedicó a trabajar para mantener a su madre y hermanos y darle una carrera a dos hombres y una mujer .

Como esposo fue un ejemplo para muchos, hizo una familia extraordinaria junto con Minta su esposa con la que duró 10 años de noviazgo y más de cincuenta de casado, siendo un marido ejemplar que hasta el último día consintió a su mujer como lo más preciado de la vida .

Tuvo tres hijos: Jorge, César y Minta chica, que vive en Suiza y a quien esperaron hasta la noche de anoche para que asistiera al velorio .

Fue padre ejemplar siempre pendiente de sus hijos, dándoles un ejemplo fundamental de honestidad y trabajo que realizó hasta los últimos días de su vida .

Estudio toda su vida en Cuernavaca, fue alumno del Jardín Resurgimiento, de la escuela Benito Juárez, de la escuela militarizada Cristóbal Colón, del anexo dependiente de la universidad de Morelos, donde cursó la preparatoria , así como en el Instituto Regional de Bellas Artes .

Paisajista extraordinario, se dice que heredero espiritual de José María Velasco, pintó no sólo cada uno de los rincones de Morelos y de México, sino un sinnúmero de países del mundo cuya belleza inmortalizó en sus paisajes, siendo un hombre modesto, sencillo y con gran dignidad .

Trabajó para la Cerillera La Central durante muchos años, la que reprodujo sus paisajes en las cajas de cerillos y forma parte su obra de las colecciones públicas y privadas más importantes de México y del extranjero .

Hombre enamorado de su tierra, trabajó como promotor cultural de forma gratuita durante al menos cincuenta años, luchó por rescatar el Jardín Borda y que se formara como Centro Cultural; luchó por rescatar todo lo que es el patrimonio histórico de los morelenses, así como el Centro Morelense de las Artes, y de los dos fue consejero hasta su muerte .

Hombre que generó toda su vida un gran respeto por su educación, su seriedad al abordar los temas públicos, siempre pendiente de lo que era mejor para Cuernavaca y Morelos, luchando en forma callada, su fama de buen pintor y hombre probo le permitió tener influencia entre los gobernantes morelenses, quienes lo escuchaban y le pedían su consejo; amante de la legalidad y la justicia, así como férreo defensor del patrimonio cultural de su ciudad, siempre utilizó su trinchera para beneficio colectivo, nunca para el personal .

Fue un hombre cabalmente honesto y un extraordinario conversador, su preocupación por lo que sucedía en el estado y su ciudad lo mantenía atento y participativo, sin importar su conveniencia personal, sino siempre pensando en su beneficio de los demás .

Sobre todo al final de su vida su precaria salud no le permitía seguir de manera constante con su labor, que desarrolló para el estado y para Cuernavaca durante muchos años, pero nos deleitó con exposiciones extraordinarias como la de Rufino Tamayo y conciertos sensacionales que de manera gratuita conseguía para que todos pudieran disfrutarlo .

Los que amamos a Cuernavaca como él, sabemos muy bien y siempre lo hemos querido y admirado, no sólo como un artista extraordinario que plasmó los paisajes de Morelos, de México y el mundo, hasta el más insignificante detalle, con una maestría de excelencia, sino que utilizó su influencia en el mundo de la cultura para impulsarla en Morelos .

Mi admiración y cariño para este morelense excepcional que me permitió su amistad y afecto, así como a su querida esposa Minta y a sus hijos .

Tuve el honor de pasar tardes maravillosas platicando con él, en las que discutíamos lo que sucedía en nuestro terruño y donde aprendí cómo se debe amar a nuestra tierra .

Morelos pierde un ser excepcional, un hombre maravilloso al que muchos de los que aquí vivimos aprendimos a querer y respetar .

Querido maestro, los cuernavacenses te agradecemos con el alma tu entrega en beneficio de nuestra ciudad y nuestro estado .

Sabemos que ahora caminas del otro lado de la línea de la vida, tu ejemplo deberá ser inspiración para las nuevas generaciones .

Fuiste un hombre profundamente humano .

Tus paisanos te lo agradecemos, recibe nuestro cariño y homenaje a un verdadero gran morelense .

Por: Teodoro Lavín León / totolavin@outlook.com