A pesar de un extraño fenómeno, ya que al parecer las situaciones reales que se viven en el estado no han llegado de manera clara a la Secretaría de Gobernación, la marcha del martes rebasó al gobierno y -por primera vez- el gobierno federal al menos ha determinado iniciar una mesa de negociación con el Frente Amplio Morelense.

Después de la carta que fue firmada por senadores y diputados federales de Morelos, desde luego sin la firma del diputado del PRD Héctor Javier García Chávez, pero sí con las firmas de los tres senadores por Morelos y tres diputados federales, se solicita al Gobierno Federal que atienda al FAM por encontrarse el estado en lo que ellos califican de “inestabilidad grave” derivada de  la violencia inseguridad y diversos factores que aquejan a la población morelense. Se muestran preocupados por la situación y solicitan que se instale una mesa de diálogo para encontrar solución a los problemas  que agobian a la sociedad del Estado de Morelos.

Quieran o no las autoridades, la marcha puso en tela de juicio las mentiras que sólo se repiten en el estado; y a las que la prensa nacional estaba ajena, pero hoy al menos ya está pendiente de lo que sucede y, a pesar de las inyecciones de recursos que de manera extraordinaria les están dando, no han podido parar la crítica de una realidad que -les guste o no- se vive en el estado.

Ello, después de la campaña y la marcha -con la cual, por cierto, asustaron a mucha gente que se quedó con ganas de participar, porque le temieron a que en verdad hubiera infiltrados con armas dentro de la misma, lo que como siempre fue una mentira más del gobierno- trataron de asustar con el petate del muerto con una supuesta orden de aprehensión contra el rector, de la que ya se arrepintieron y en seguida declaran que no es cierto, que no hay orden de aprehensión porque -desde luego- el jefe nato de la universidad ya tiene un amparo.

Este conflicto ha traído, cuando menos, que se vayan acomodando los precandidatos al Gobierno del Estado; y ayer Paco Moreno desmintió a la senadora Lizbeth Hernández Lecona, casi diciéndole mentirosa sobre sus declaraciones a la radio de la situación que se vive en el estado, lo que pone de manifiesto que el PRI está tan mal que ni siquiera sus militantes distinguidos (puf) se ponen de acuerdo, ya que la dirigencia adopta la política de la avestruz y esconde la cara en la tierra como si no existiera.

Los panistas están echados para adelante, ya que el señorito que los dirige cree que tienen la Presidencia de la República en las manos, lo que todavía está muy lejos, pero animados por ello -y con sobrada razón, ya que en Morelos son los únicos opositores al régimen pues los demás están de rodillas ante el Ejecutivo- buscan darse a notar para sacar provecho de lo mismo y ver cómo pueden volver a crecer electoralmente, a pesar de que antes deberán definir a quién van a apoyar para el gobierno, en el que los grupos de Marco Adame, Sergio Estrada y la Sagrada Familia no son del todo grandes cuates; así que falta todavía para alcanzar la definición.

Por lo pronto, el gobierno está aterrorizado por los resultados de la marcha, y a pesar de que finge demencia, como queriendo no darse cuenta de lo que pasa, el conflicto puede acabar con la salida precipitada del gobernador que quería ser precandidato a la presidencia, no porque pueda ganar la candidatura, sino para poder negociar la senaduría que necesita para cubrirse las espaldas al salir del gobierno morelense.

Lo que es indiscutible es que la mala imagen del gobierno estatal ya trascendió las fronteras y, a pesar de los grandes espectaculares que hacen aparecer como un líder a Graco en los diferentes estados del país como en Veracruz, ya no tienen sentido después de la manera en que la marcha del martes ha permeado en los medios de comunicación, los que no obstante las grandes cantidades de recursos que el gobierno Morelos les entrega, no han podido ocultar lo que es inevitable que se difunda. ¿No cree usted?

Y, PARA OLVIDARNOS por un rato de las mentiras que nos dicen a diario nuestros gobernantes, tendremos un viernes muy cultural. Primero, a las 16.30 p.m., la conferencia que organiza mi amiga la historiadora Lya Gutiérrez Quintanilla con la presidenta del Seminario de Cultura Mexicana, la escritora Silvia Molina, quien hablará sobre Elena Garro la gran escritora mexicana en el Auditorio Juan Dubernard del Palacio de Cortés. Y a las 18:30 p.m. tendremos el homenaje en el recinto del CEMA al Maestro Jorge Cázares, que es uno de los personajes más respetados de nuestra entidad, ya que ha dado buena parte de su vida para promover culturalmente al Estado de Morelos sin cobrar un solo centavo. Por eso cuenta, desde luego, con el respeto y cariño de la ciudadanía. ¿No cree usted?

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...