Los famosos usos y costumbres son, sin duda alguna, importantes para continuar con la tradición que nos heredaron nuestros ancestros.

Si bien es fundamental para el desarrollo de la identidad de nuestro pueblo el que respetemos y promovamos las tradiciones, también es cierto que esto de los usos y costumbres se ha prestado a muchos abusos, sobre todo por parte de los ayudantes municipales y las famosas rondas, que más que servir para guardar el orden, sirven para acercarle recursos a los ayudantes, que de esa manera fingen demencia y cobran un porcentaje importante de lo que roban las famosas rondas.

Éste, desde luego, es un problema que tenemos de manera constante en todos y cada uno de los lugares donde se observan los usos y costumbres.

En Cuernavaca, el abuso a la que la población de usos y costumbres ha estado sometida es a voluntad de las rondas en cada poblado en el que existen, y se convierte en una verdadera carga por su actuar de abuso con los ciudadanos.

En el norte de la ciudad tenemos pueblos con contradicciones maravillosas, en donde todavía se siguen costumbres ancestrales. Allí tenemos a Chamilpa, Ocotepec y Ahuatepec, para señalar algunos, y cada uno de ellos con sus propias características

A todos y cada uno de los pueblos los podríamos considerar como patrimonio cultural de la ciudad; en cada uno de ellos tenemos celebraciones extraordinarias como la “Cereada”, que se realiza antes del Día de Muertos, y cada uno de los pueblos le da sus propias características; el más famoso es el de Ocotepec, pero en Chamilpa y Ahuatepec tambien se lleva a cabo de manera especial.

Sin embargo, honrar y preservar estas costumbres es responsabilidad de los pobladores, por lo que a lo largo de los años ha sido necesario protegerlas, y para ello algunos pobladores comenzaron a rondar los eventos para evitar desperfectos.

El origen de la Ronda no es muy claro, pero es una de las costumbres más consolidadas del poblado y, a pesar de los abusos, continúa cada día. La manera en que se elige a los representantes, y la forma tan respetuosa en que se originó, llena de orgullo al municipio. Y es que, aunque se creó para salvaguardar la integridad de la ciudadanía, durante los últimos años se tiene el registro de que este sistema de seguridad ha tomado atribuciones que no debería.

Desde hace casi dos décadas, estos sucesos se han presentado, sólo falta hacer un recuento: en 2002 habitantes del poblado privaron de la libertad a elementos de la entonces Policía Metropolitana, pues, supuestamente, habían dañado un vehículo de lugareños; pero eso no es nada, comparado con la manera en que protegen a los antros de vicio de todo tipo sin control alguno.

La verdad es que, a través de los años, nos hemos dado cuenta de que el rondar es sinónimo de abusar, y lo que debería de hacerse de manera tranquila y pacífica, la verdad es que incluso el uso de armas que no estaba permitido ahora es el pan de cada día.

Un ejemplo es aquel de quienes, en ese entonces, formaban parte de la Ronda y abrieron fuego contra policías metropolitanos que habían identificado a personas ingiriendo bebidas alcohólicas y consumiendo drogas en la vía pública.

Esto es la realidad en el norte de Cuernavaca: existen cada día más antros y más comercio de bebidas y drogas; las atribuciones que los elementos de la Ronda se han tomado van desde la privación de la libertad hasta otorgar una sentencia moratoria a personas que realizan diferentes actos que vayan en contra de la ideología del poblado, basada en los usos y costumbres de la región, regulada por el Ayudante Municipal y los ronderos; sin embargo, estas atribuciones se desencadenan de una mala praxis por parte de la Ayudantía Municipal, pues es quien debe firmar el reglamento para la elección de autoridades municipales de Cuernavaca, y en el capítulo IX en el artículo 104 se menciona que los ayudantes municipales durarán en su cargo el mismo periodo que los ayuntamientos y, pese a este señalamiento, invocando los usos y costumbres del poblado se falta al reglamento y son elegidos cada año, y en vez de tomar protesta el primero de abril, sus nombramientos se hacen en el mes de enero en unos y en diferentes meses en los otros. Es importante mencionar que las autoridades auxiliares no están facultadas para otorgar licencias de construcción, permisos para operación de bares o restaurantes, ni para el cobro de infracciones legales; es decir, las autoridades competentes son las que involucran a la seguridad municipal o el cobro de multas de vialidad, por lo que el actuar de los auxiliares no debería de competir con el ayuntamiento en curso, pero eso es algo que hacen todos los días.

Así, puedes ver a cientos de motociclistas sin casco y, desde luego, sin licencia muchas veces, con tres o cuatro personas en una moto sin respetar ninguna regla.

La ciudadanía es libre de ejercer su tradición, y qué bueno. Sin embargo, podría considerarse una falta a la ley cuándo se transgreden los derechos y garantías de terceras personas, incluyendo pobladores y foráneos. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado