compartir en:

Morelos es la entidad más corrupta de México, de acuerdo con el estudio “Descifrando la corrupción en México”, realizado por el Centro de Desarrollo de Políticas Públicas, ya que en nuestro estado de Morelos es donde sus ciudadanos sufren más por ese delito.
El estudio señala la ubicación geográfica de la corrupción en el país. El segundo estado es Sinaloa, seguido por Chihuahua, Michoacán y la Ciudad de México, que son las entidades en las que más actos de este tipo sufren sus habitantes, en proporción con el tamaño de su población.
Inmobiliarias: el monstruo de la corrupción:
El estudio destaca una tendencia importante: Los trámites realizados ante los gobiernos estatales resultaron ser en los que se presentan mayores niveles de corrupción. Los más comunes son el pago de tenencia, trámites en el Registro Civil, permisos relacionados con la propiedad, trámites ante el Ministerio Público, así como los necesarios para abrir una empresa, entre otros.
Los sectores donde más actos de corrupción se presentaron son corporaciones policiacas, partidos políticos, gobierno federal, gobiernos estatales y el Poder Legislativo.
Además de afectar al sector público, la corrupción también limita la capacidad de crear negocios. El estudio de Ethos hace referencia a la “Encuesta Global sobre Fraude 2016”, la cual revela que 82 por ciento de los empresarios encuestados en el país sostienen que el soborno y la corrupción son prácticas habituales para hacer negocios.
La corrupción en las prisiones es generada por los carceleros:
También hace referencia a una encuesta realizada por la empresa Enterprise Surveys, que revelaba que el 46% de los empresarios mexicanos encuestados afirmó haber sido testigo o haber incurrido en algún acto de corrupción.
Estos actos son: transferencias monetarias, favorecimiento a algún proveedor y contratación de algún empleado poco calificado, entre otros.
José Luis Chicoma, director de Ethos, dijo que la modernización de los servicios gubernamentales es una de las estrategias más prometedoras para reducir la corrupción.
Una apreciable labor es la que hace la comisión de ciudadanos que escogerá a quienes serán en Morelos los que formen el sistema estatal anticorrupción. De los que forman la comisión, sólo conozco a tres y sé que son personas decentes y comprometidas con su trabajo, que van a hacer su mejor esfuerzo para que Morelos tenga los mejores ciudadanos en el sistema.
La convocatoria para formarlo ya se cerró y existe una gran lista de ciudadanos con capacidad; no es fácil la tarea cuando interviene el corrupto Congreso del Estado, al cual está difícil darle nuestro aval; no creo en los diputados que han demostrado ser corruptos y vendidos al ejecutivo.
Estamos pues en el primer lugar de corrupción en el país y eso es una vergüenza; esa es nuestra realidad y será difícil superarla, pero el esfuerzo ciudadano se está llevando a cabo y esperemos que no meta la mano el deshonesto de siempre con sus achichincles, como acostumbra. En verdad, no nos da buena espina, pero lo que tenemos ahora es que al fin se le hizo al Gobierno del Estado, que siempre está presumiendo de que ocupamos los primeros lugares; ahora sí tenemos el primer lugar de corrupción en el país. Qué pena para nosotros los morelenses. ¿No cree usted?
EN RIESGO se encuentra el proceso electoral, porque hasta el momento y a tan sólo una semana de que arranquen los comicios, no se cuenta con la ampliación presupuestal de 42 millones de pesos que le solicitó el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana al Gobierno del Estado, reconoció el consejero Carlos Alberto Uribe Juárez, quien aclaró que el dinero se necesita para la renta de los consejos distritales y municipales; porque, de no darse el recurso, se estaría ante una parálisis.
Esto sucede porque pueden estar sucediendo dos cosas: o que “alguien” quiere apretar al instituto para meterle la mano al proceso electoral o como una manera de que el propio instituto entienda que el que paga manda y que, si no lo hace, no podrá hacer su trabajo.
La intervención del gobierno estatal en la organización de las elecciones acabaría con los principios fundamentales del propio proceso y pondría en riesgo la claridad de las elecciones.
Al parecer, el gobierno estatal quiere ganar a como dé lugar las elecciones, aunque el ciudadano común que vota esté en su contra; o sea que es regresar al autoritarismo de antes de 1990, pero ahora en manos de una “izquierda Chanel”.
Comentó  el consejero que, a 11 días del inicio del proceso electoral local estatal, que coincide con el federal, el IMPEPAC confía en que se le otorgue la ampliación presupuestaria que ha estado solicitando durante los últimos meses, para que existan las condiciones para que la sociedad salga a ejercer su derecho político a través del voto.
El consejero electoral recordó que será el próximo 8 de septiembre cuando arranquen los trabajos preparatorios del proceso electoral, esto al reconocer que, tras varias solicitudes hechas al ejecutivo para una ampliación presupuestal, no hubo respuestas favorables. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin