compartir en:

Sin lugar a dudas, el pasaje a 8 pesos traerá un nuevo conflicto para la ya de por sí conflictiva subsistencia en nuestra bella ciudad; el pasaje sube, mientras continuamos viviendo un clima de inseguridad como en la peor época. Nada más analicemos el número de robos y asaltos del fin de semana para que nos demos cuenta de la inseguridad de la ciudad en la que vivimos. Al menos en estos días a dos de mis amigas les robaron su carro a punta de pistola, una el viernes en la librería Gandhi, delante de todo mundo, incluyendo policía de seguridad y valet parking; cuando mi amiga, la víctima, les señalaba que la estaban robando, todos fingieron demencia, incluyendo al gerente de la famosa librería, mientras los rateros con pistola se llevaban carro y bolsa, a las 5 de la tarde. Al día siguiente, a otra amiga mía le quitaron el carro, con pistola en mano, en la calle de Cuauhtémoc. Ninguno de los vehículos era nada del otro mundo: un Jetta y un Nissan, carros de ciudadanos de la clase media, pero al parecer ahora son los que está de moda robarse.

Pero lo grave es que esos delitos ocurran en pleno día y enfrente de todo mundo, porque implica que no existe vigilancia eficiente; sin embargo, las autoridades nos leen las cifras de la seguridad donde el 38.5% de los delincuentes han sido detenidos y se ha mejorado el 25.05 comparado al año anterior. ¿Quién les va a creer, si ésta es la vida diaria? Y ahora con la subida del pasaje hay que esperar qué dicen los estudiantes universitarios que entran a clases, algunos el día de hoy y otros la semana que entra, para terminar de armar el cuadro con el que enfrentaremos la cuesta de enero.

Porque ya se tomaron las determinaciones en el precio del transporte y de los universitarios no dicen nada; pero, como ya lo sabemos, cada vez que sube el pasaje se crea un conflicto con ellos. Mire usted, la noticia dice: “El alza de transporte será de ocho pesos, así quedó establecido en la reunión que llevaron a cabo transportistas y autoridades de la  Secretaria de Trasporte y Vialidad; los primeros se comprometen a retirar unidades “chatarra” y capacitar a operadores”. 

En reunión privada con el mandatario estatal, Graco Ramírez Garrido Abreu, los transportistas acordaron que será de 8 pesos la tarifa mínima. Además, se comprometieron a sacar de circulación unidades en mal estado y capacitar a operadores. ¿Dónde hemos oído esto cada vez que se autoriza un aumento? Siempre “van a mejorar el transporte”, pero lo que hacen es que sólo pintan los vehículos aunque estén desbaratándose por dentro.

Estas medidas entrarán en vigor una vez que se publiquen en el periódico oficial “Tierra y Libertad”, lo cual podría ocurrir el próximo jueves. La reunión se llevó a cabo entre Dagoberto Rivera Jaimes, de la Federación Auténtica del Transporte; Aurelio Carmona Sandoval, de Rutas Unidas; el secretario de Movilidad y Transporte, Jorge Messeguer Guillén, y el gobernador Graco Ramírez, y ahí se acordó el nuevo precio.

“Es un reajuste ante los altos costos del combustible, mas no un incremento al pasaje”, dijo Aurelio Carmona Sandoval, líder de la asociación de Rutas Unidas, quien detalló que se les pidió “paciencia y prudencia para poder cobrar los 8 pesos”, y que dicho importe lo propuso el gobernador.

“Para nosotros, según estudios y análisis que hicimos, tendría que quedar en 10 pesos, pero sabemos que sería un golpe a la economía de la ciudadanía”. Como parte del convenio, los concesionarios tendrán que prescindir de los vehículos en malas condiciones, lo cual harán a la brevedad; además, indicó que tendrán que capacitar a los conductores para desempeñarse con calidad; comentó que en la junta no se habló de nuevos permisos para los agremiados; “no podemos pensar en concesiones, con las que tenemos basta para dar un mejor servicio”, dijo.

¿Usted cree que van a dar un mejor servicio?, si se paran donde quieren, recogen pasaje donde se les pega la gana y ocupan los carriles que quieren, pues no hay autoridad que ordene la movilidad entre ruteros y taxistas que nos permitan a los ciudadanos habitantes de la ciudad circular como es debido.

El tránsito como debe de ser no podrá existir mientras haya el exceso de rutas en circulación que recorren la ciudad a la fecha. El transporte en Morelos -y desde luego en México- no es una prioridad de la autoridad, es un buen negocio, pero no tiene la calidad que en otros países; y ahora que el Estado se va a convertir en patrón será como todas las empresas estatales, un fracaso más -¿cuál ha funcionado bien a través de la historia?-, al menos a eso nos tienen acostumbrados. Esperemos por el bien de la economía de los morelenses, y por la paz y tranquilidad en la que queremos vivir, que los universitarios no se lancen a la calle a un conflicto más. ¿No cree usted?

Verdaderamente fue extraordinario el espectáculo que Amigos de la Música A.C. nos proporcionó a los morelenses el pasado sábado con la ópera, el “Nabucco”  desde el MET de New York, con el teatro lleno. Y el día 27 veremos “Romeo y Julieta”.

vivencias ciudadanas
Teodoro Lavín León
[email protected] / Twitter: @teolavin