compartir en:

Al parecer, los errores del Cabildo no son totalmente errores “de dedo” o errores de falta de conocimiento; y menos cuando se trata de negocios. Lo hacen adrede, y que quede claro que no sólo es el cabildo actual, sino los dos cabildos anteriores quienes no han cumplido con la ley. Con respecto al SARE, los integrantes de la Mesa Directiva de la Asociación de Colonos de Vista Hermosa (quizá la mejor organizada del municipio) han metido una carta en el cabildo abierto del pasado jueves, en la cual señalan las irregularidades y, basándose en la ley, le piden ponga orden en el desorden que se ha vuelto esa colonia.
La rezonificación ha sido un negocio progresivo de los ayuntamientos cuernavacenses porque, como todos sabemos, no hay un control ciudadano en ese tipo de  decisiones; que si bien deberían estar basadas en desarrollo sustentable de la ciudad, ciertos funcionarios lo hacen a modo para hacerse de más recursos. En efecto, esa acción debe de estar basada en la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sustentable del Estado de Morelos. Y antes de cualquier acción de zonificación, debe de cumplirse con la modificación previa y técnica del PDU.
Es decir, se debe publicar en periódicos la convocatoria, hacer dos consultas públicas, contestar a las aportaciones hechas por ciudadanos, que lo apruebe la congruencia en el Congreso y muchos otros trámites. Lo que no se vale es que se vayan por la libre, a pesar de que el  artículo 115 les conceda la facultad de zonificación terciaria, o sea el destino de los predios para actividades de comercio, industria y servicios.
Y muy indignados, los miembros de la asociación de colonos dicen “Por eso estamos como estamos”, y como  dice el libro de Elizondo Meyer, esto agrava la situación de movilidad, y suministro de agua.
Los mismos colonos dicen también: “Queremos muchos, muchos trabajos, muchos negocios, muchos emprendedores, sí, pero los queremos en orden y con el mismo rasero para todos”. Y señalan de manera clara que, en el caso de H1, más del 80% de los giros que proponen para esta clasificación en el Catálogo SARE están clasificados como “improcedentes”, y sin embargo los quieren aprobar violando la ley.
Estas son de las muchas cosas que pasan en el ayuntamiento y que, como nadie conoce la ley, no se dan cuenta de qué es lo que verdaderamente sucede. Y desde luego que es un gran negocio, y como quien no quiere la cosa se dedican a robar y ver qué se llevan al cambiar las zonificación y permitir que una colonia habitacional se convierta en un mercado más de los que les ha dado por autorizar.
Muy claro se evidencia esto con la cantina de la Calle de Río Mayo, frente al edifico de las Guías, que es una asociación internacional, ya que ahora los inspectores quieren que el estacionamiento, que es propiedad privada porque ellas tienen las escrituras y pagan impuestos sobre el predio, se les deje a los borrachos que van a la cantina, de seguro porque del tugurio les han de haber dado una lana a esos inspectores, a los que no les importa nada más que su beneficio personal, mientras el Alcalde dice que va a ser candidato a gobernador y que meterá al bote al gobernador actual y su hijastro; sería importante que revisara cómo están funcionando el ayuntamiento y sus funcionarios, porque la mala imagen en la ciudad no le será muy útil a su campaña. ¿No cree usted?
LA SITUACIÓN de la universidad se vuelve a poner difícil después de lo ocurrido en el Consejo Universitario, donde parecía que se había vuelto a la unidad. Con la golpiza al presidente de la Federación de Estudiantes, las cosas se volvieron a poner tensas y la carta de ayer en la que el secretario general de la universidad desconoce a los sindicatos y la federación, lo que en nada abona a la famosa unidad. Lo sentimos por la universidad, en donde esas costumbres porriles al parecer ya se habían acabado. Siendo un espacio de cultura, con palabras debería ser suficiente.
Al rector le fue bien al parecer en los juicios orales la audiencia se aplazó 15 días, lo acompañaron cientos de universitarios y después trataban de ver al secretario de Hacienda, pero el dinero no baja y otros quince días tendrán a la universidad en vilo. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin