Mientras la ciudad es cada día más fea, más cochina, más descuidada y más desordenada, el ego de las autoridades no tiene perdón de Dios. Otra vez la burra al maíz y el alcalde capitalino, en lugar de poner remedio a los problemas de la ciudad, sigue con su egocéntrica exigencia a los “honestos” Yáñez de que “presenten el contrato original con el que supuestamente me pagaron siete millones de pesos”.
Con todo respeto, nos sería más conveniente que el señor los llamara a cuentas por el dinero que se robaron de SAPAC y no sólo estar preocupado por él mismo, porque lo que podemos ver es ignorancia y un exceso de egolatría.
¿De plano no puede pensar en otra cosa?, al parecer ya le dio delirio de persecución, pues señala que los hermanos Roberto y Julio Yáñez deben presentar el contrato original con el que –supuestamente- se le entregó una cantidad de siete millones de pesos para que accediera a ser candidato del Partido Socialdemócrata, que se investigue y se castigue a quien está mintiendo. Ya es ‘too much’, como diría la gringa, la verdad es que sería mejor para esta ciudad que mejorara los servicios e hiciera algo por nuestra capital, porque en verdad cada día está más fea y mugrosa; eso es lo que le debería de preocupar, cosas importantes como la seguridad y dejar de estar haciéndose la víctima, lo que en verdad ya no le queda.
Su queja, la hizo al responder a los cuestionamientos que le hicieron los representantes de los medios de comunicación en torno a las declaraciones de los hermanos Yáñez Moreno, quienes afirmaron que el documento lo extraviaron en un taxi en la Ciudad de México, razón por la que el edil precisó que todo es una mentira; y por tanto, en los hechos es un juego de nunca acabar.
Y es que dijo que antes Julio y Roberto aseguraron que tenían dicho contrato y hasta lo exhibieron, pero luego declararon que lo habían perdido en un taxi regresando de México. Eso, continuó, es una tontería y una falta de respeto “y ya lo he dicho, el que nada debe, nada teme y que si tienen el contrato que lo saquen”, enfatizó el edil.
Blanco Bravo señaló que la investigación en su contra sigue y espera que todo salga a relucir y el que la deba que la pague. En tanto, dijo, seguirá dando la cara, mientras sus opositores siguen buscando ese contrato, porque es realmente una injusticia lo que hacen. “Primero dicen que lo tenían, luego que no, que lo extraviaron, es un cuento de nunca  acabar”. Puras estupideces y la ciudad cada día peor.
Respecto a ese contrato “extraviado”, por el que no sólo se cae la investigación en su contra, sino incluso la que hace la FEPADE en contra de José Manuel Sanz por la supuesta credencial de elector falsa, donde el Ministerio Público Federal se desistió de presentar imputación en contra de su representante, Blanco Bravo dijo que se vuelve a lo mismo, que a él le hicieron lo mismo y que sólo es para estar molestando no sólo a su persona, sino a la gente que está a su alrededor. Pero, en tanto terminan las investigaciones, el alcalde de Cuernavaca manifestó que seguirá dando la cara, ya que a la fecha la gente no le ha reclamado nada, lo que quiere decir que se están haciendo bien las cosas.
Recordó que durante su administración ha estado bajando los recursos necesarios desde la Federación para beneficio de los cuernavacenses, a quienes, asegura, no les ha fallado –según él, porque la realidad es otra- y dice que sí les ha cumplido, a quienes le crean que les ponga letrero porque en verdad Cuernavaca va para atrás, siendo en este menester necesarias la honestidad y sinceridad. Subrayó que seguirá trabajando para que Cuernavaca esté mejor, así que nos explique en dónde está mejor y dónde hay honestidad, porque lo que vivimos los simples ciudadanos todos los días es lo contrario. ¿Está orgulloso de sus obras como la de la Lázaro Cárdenas, que lanza el drenaje directo a la barranca?; eso es ayudar a contaminar, no ayudar a Cuernavaca.
Sobre el asunto de los legisladores del G-10, dijo que es una realidad que existen diputados a los que Rodrigo Gayosso les tiene que dar una “lanita” para que voten las reformas, pero han visto todas las injusticias que le han hecho y ahora 10 diputados están en contra de Graco y Gayosso pues no han jalado con ellos, por lo que, dijo, cuando votan y les dan dinero llega el momento en que se cansan de las injusticias y ahí están los resultados.
Lo peor, dijo, es que las injusticias no van a parar, van a seguir y él se seguirá defendiendo como hasta ahora, y agregó que en 15 días no lo han molestado (Graco y Gayosso), pero no duda que estén tramando una jugada maquiavélica junto con algunos diputados.
Ya para finalizar, respecto a sus aspiraciones políticas, Blanco Bravo dijo que eso lo verá más adelante, porque de momento tiene un compromiso con la ciudadanía.
A ver, creo que esto último es incongruente, pues si está preocupado por lo que hagan los enemigos es porque quiere seguir en el juego; que no se haga el loco, lo que dice es algo que todos ya sabemos, ya lo declaró más de cien veces. Mejor que se ponga a trabajar para que en verdad la ciudad progrese, porque una toma doméstica de agua en 19 mil pesos, como cobra SAPAC –cuento con el recibo-, no es de ninguna ayuda a la comunidad. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...