Analicemos cuántos hay que se quieren aferrar al “hueso”, o sea que no quieren dejar de cobrar y estar en la atención pública. Como podremos ver, la mayoría son políticos, o así se creen, que no quieren vivir en el error; quieren estar en medio del poder y -sobre todo- del dinero, creo que esto último es el gran problema de los políticos morelenses que probadamente no sirven, que declaran y prometen, pero no dan nada de nada. Bueno, algunos son tan mediocres, que deciden que si no son los elegidos se pondrán en contra de quien gane, aunque sea de su mismo partido; no cabe duda de que la mediocridad y la falta de verdaderos valores democráticos, carencia de la alegría de servir es lo suyo.
Por eso, morelenses, necesitamos estar muy pendientes de quiénes son los que nos quieren gobernar, no podemos engañarnos o vendernos por dinero. Nunca habíamos estado tan mal, nuestro estado está peor que nunca y necesitamos salir adelante, por eso hay que estar muy atentos y diseccionar como si fuéramos estudiantes de Medicina a cada uno de los candidatos que tenemos enfrente, que hay muchos a muchos cargos.
Pero habitualmente sólo nos fijamos en los candidatos a gobernador, y la verdad es que tenemos que estar también pendientes de los diputados, para que no nos pase lo que nos ha pasado en este sexenio en que el Congreso del Estado, en lugar de estar a favor de los ciudadanos, sus diputados en mayoría se dieron a la tarea de cobrarle al ejecutivo por aparición o por favor, o sea por cada aprobación que le interesaba a éste, y a hacer dinero y acabar con derechos tan importantes que nos costó ganar durante muchos años a los morelenses.
Mire usted, quiénes quieren seguir en los cargos son los ahora diputados, los alineados con el ejecutivo, los que cobraron siete millones por no hacer juicio político de acuerdo a las declaraciones de un diputado.
Desde luego, son los perredistas y unos que otros vendidos del PAN, del PRI y de la “chiquillada”, que utilizan el Congreso como fuente de riqueza. Todos esos quieren seguir y hay que rechazarlos.
De los diputados locales, sólo algunos del PAN, uno o dos del PRI y el del Humanista son los que se han salido del huacal, los demás se vendieron y ahora quieren seguir en lo mismo. De los diputados federales, por orden de los partidos, Javier Bolaños, veracruzano, ha sido diputado federal local y director de Conagua del estado en el régimen de Estrada Cajigal, aparte de su declaraciones; Lucía Meza, diputada federal, ahora quiere ir al Senado; Hortencia Figueroa, diputada local, ahora va también rumbo a la senaduría; del PRI, Víctor Saucedo, ex diputado local, ex secretario general de Gobierno, subsecretario y director jurídico de la Lotería Nacional, ex secretario general del Ayuntamiento -después de Gayosso- en el régimen de Manuel Martínez Garrigós; del PRD Julio Yáñez, que fue quien contrató a Cuauhtémoc Blanco para que fuera candidato y a los tres meses fue corrido por éste, ya que al parecer desfalcó a SAPAC; Víctor Caballero, diputado local, es gente decente.
Por el PRD va la ignorante y nefasta Bety Alatriste, presidenta del Congreso vendida al gobierno de Graco y que ha llegado traicionando a todo mundo. Del mismo modo, varios nefastos alcaldes quieren reelegirse, y así podemos seguir con la lista. La verdad es que dan ganas de correr, no hay nada nuevo, pero están puestos para regresar a seguir robando como lo han hecho muchos de ellos, que creen que vivir fuera del presupuesto es un error; la neta es que dan vergüenza, por eso hay que ponernos muy abusados. Y la verdad es que no vemos claro, son los mismos de siempre, con sus excepciones, pero son todos los que han acabado con nuestro estado. Por eso, morelenses, estemos atentos. La verdad es que la lista da pena y ya no sabemos si rezar o correr. Desde luego, hay muchos que quieren aspirar y que no han sido seleccionados, y que son tan “buenos políticos” que si no son ellos estarán en contra de quienes sean con la mira de que si no es para ellos no sea para nadie; a éstos hay que mandarlos al demonio, pues son los que no sirven.
La mediocridad es verdaderamente grande, el ser autoridad es muy difícil y darle gusto a todos no se puede, pero los que tenemos y quieren volver a ser en serio que ya ni la… No tienen vergüenza y los hemos visto arrastrarse como alimañas ante el poder, con tal de obtener unos pesos más y seguir gozando de privilegios. Nada más vea a ésta, la peor legislatura de la historia del estado, y cuantos de sus integrantes quieren brincar a otra posición; esos que se han metido más de un millón mensual, pero -eso sí- no les pagan a su empleados. Esos son los políticos que nos caracterizan y a ésos hay que darles una patada en salva sea la parte; no sirven y hay que buscar no por partido, sino a la poca gente decente que participa. ¿No cree usted?
Este viernes, el gran Baile de Los Cuernavacos. Sólo quedan tres mesas disponibles. No se lo pierda y acompañe a María del Carmen I en su coronación en “Casa Nueva Las Mañanitas”.

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]