“Muchas gracias por su hospitalidad. Siendo muy joven tuve la oportunidad de vivir las circunstancias de la política estudiantil, fui dirigente universitario en mi facultad, la Facultad de Derecho, y participé también, posteriormente, en la campaña de Don Luis Echeverría y como delegado del IEPES en varios estados del país; y también en la de don José López Portillo; esto me permitió conocer de cerca el poder.
“Además, fui funcionario de la Conasupo, representándola ante los diversos organismos y empresas de la entonces naciente Comunidad Económica Europea, para fines de investigación en el mercado; también fui asesor en la Embajada de México a cargo del distinguido morelense el maestro Fusilo Zavala, fue un excelente trabajador. Esto me permite justificar lo que pudiera opinar en torno en temas que hoy nos reúne”, así se expresa Leopoldo Sánchez Duarte, invitado de honor a la sesión del Grupo Empresarial Morelos de este miércoles 25 de julio.
“El año pasado, la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, a través de la academia que preside Rodolfo García, tuvo la gentileza de aceptarme como su miembro de número y yo preparé hace un año este documento que contiene las ideas fundamentales y, sobre todo, las reflexiones fundamentales del devenir del partido político hegemónico que hasta el 2000 determinó los destinos de esta nación –prosigue-, el cual de manera inopinada y, sin excederme, infortunada regresó al poder a través del señor Peña Nieto, quien le dio el tiro de gracia al PRI.
“Yo fui funcionario del PRI también en varias ocasiones y conocí al partido, pero al partido de entonces, que era un partido que tenía un proyecto, una propuesta nacionalista surgida de la Revolución Mexicana, y ustedes podrán ver en ese documento que efectivamente el PRI cometió muchos errores, incurrió en excesos, pero también construyó e hizo posibles muchísimas instituciones básicas en este país, desde el Banco Central, creado en tiempo de Calles, hasta la enorme estructura carretera, la expropiación petrolera, la expropiación de ferrocarriles nacionales, la creación de la UNAM, la autonomía de la UNAM, la creación del Instituto Politécnico Nacional y de tantas instituciones; en el sector salud, Seguro Social, ISSSSTE, etc. Y son cosas que luego se olvidan o se menosprecian; quienes afirman que la dictadura del PRI por 70 años condujo al país al caos olvidan esto, olvidan que cuando utilizan un micrófono o transcurren en una calle toda la obra de infraestructura importante que hicieron los gobiernos que surgieron a raíz de la Revolución Mexicana.
“Plutarco Elías Calles le entrega el poder a Cárdenas, que fue un gran presidente que lo primero que hizo fue sacudirse el ‘Maximato’; bueno, el problema es que cuando los hombres llegan al poder se enamoran de este poder. Fíjense cómo todos dicen: ‘Mi gobierno, mi administración’; si no son de su propiedad, ellos están ocupando un puesto y nada más.
“Entonces se enamoran del poder y luego pretenden quedarse en el poder. Miguel Alemán manejó con mucha insistencia la posibilidad de reelección; bueno, Obregón se reeligió y eso le costó la vida. Miguel Alemán se dio cuenta a tiempo de que esto no le iba a funcionar y dejó a un hombre verdaderamente admirable al frente de la Presidencia, que fue don Adolfo Ruiz Cortines, quien murió en su casita en Veracruz, en una casita modesta; él no hizo fortunas, como varias que nosotros conocemos.
“El problema es que esta propuesta de nación amparada en un sistema político centralista, como lo es de un partido hegemónico, tuvo resultados, pero se agotó, se acabó; la debacle del PRI y del sistema político comenzó cuando Miguel de la Madrid le abrió la puerta a la tecnocracia, confundiendo la eficiencia con la política.
“Como dice Rafael Cardona, la política la hacen los hombres y a éstos los mueven las ambiciones y en pocos casos los ideales. El político es un hombre que atiende las necesidades de las personas, que se preocupa por su situación, es un hombre sensible, es un hombre que entiende que la política es una ciencia de servicio; el tecnócrata es un hombre desalmado, porque es un hombre sin alma que está abocado a resolver problemas técnicos y no sociales.
“El tecnócrata es indispensable en el manejo de la obra pública, pero hoy la política se ha deformado; miren ustedes, todos nos hemos encontrado circunstancias en donde alguien me traiciona, que me ha ocupado, y decimos que me ha hecho política, y en eso hemos convertido la política. Entienden la política como una función de servicio, independientemente de su origen social.
“Este manejo equivocado de la política, de la supresión de la política por la tecnocracia, ha generado evidentemente un descontento, una enorme molestia e inclusive absoluta desconfianza de la gran masa, que es pobre, poseída, ignorante, que carece de servicios, que sufre la violencia del crimen organizado y todos los días pretende el gobierno decirles que todo está bien, que todo funciona de maravilla, y eso no está bien.
“López Obrador supo capitalizar este descontento, y de ahí el tsunami de Morena. AMLO es un dirigente carismático, ojalá actué con grandeza”, concluye el invitado de honor del GEM. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...