Al parecer, más pronto que nunca tendremos sucesión en varios cargos de elección popular y los golpes bajo la mesa están a la orden del día. Ya pudimos ver el descontón que le acomodó el comisionado de Seguridad al secretario de Gobierno, al contradecirlo y hacer su voluntad en el caso de Yautepec, en el que se midieron fuerzas que estaban ocultas. Hay quienes señalan que, terminando en la Conago, el ejecutivo estatal renunciará para lanzarse como precandidato a la Presidencia de la República; de ahí la ridiculez de ir a los Estados Unidos en plan de “salvador de los migrantes”; y, para matar dos pájaros de un tiro, poner un interino que le avale el periodo junto con el Congreso que tenemos, que está totalmente comprado y de rodillas a sus órdenes. Se dice que ésa es la razón por la que, después de cuatro años, regresara al recinto de Matamoros para, al mismo tiempo, amarrar las obras que realizará por supuesto quien todos ya sabemos, el que hace todas las obras del gobierno estatal.
Así mismo, el conflicto de Yautepec es mucho más que lo que vimos. No sólo hace evidente la prepotencia de un funcionario sobre su superior, sino que nos señala que hay funcionarios que ejercen el poder con más fuerza que otros y que las razones son obvias.
Por lo pronto, en el PAN ya casi es claro que será difícil que le quiten a Javier Bolaños la candidatura a la gubernatura, pues -a querer o no- no existe alguien de ese partido tan bien posicionado; desde luego siempre y cuando se llegue a un acuerdo con el grupo de Marco Adame que apoya al doctor Caballero, quien siendo morelense por nacimiento cuenta con un plus para una elección después de lo que hemos vivido este sexenio con los fuereños.
En el PRI, que está muerto, pues tiene cada vez menos diputados, la presidenta se pasó al PRD siendo plurinominal; y los demás, como si fueran perredistas y no priistas, apoyan todo lo que les manden con tal de que les toque una “lana”; las estructuras de ese partido ya no existen, y si a ello le agregamos el golpe del gasolinazo y el desprestigio del Gobierno Federal -el más impopular en la historia contemporánea de México- la situación no es sencilla. Se apuntan para ser candidatos del tricolor Guillermo del Valle, delegado del ISSSTE; Jorge Meade delegado de Sedesol; David Jiménez Valdez, magistrado del Tribunal a nivel nacional; Juan Salgado Brito, ex candidato a la gubernatura y director de delegaciones de la Zona Centro de Gobernación; Matías Nazario, diputado Federal, y Maricela Velásquez, ex diputada federal y ex candidata a la Presidencia Municipal de Cuernavaca. Pero primero deberá venir el cambio en la Presidencia del CDE del PRI y después elegir el candidato.
En el PRD, o lo que queda de él, se apunta desde luego Rodrigo Gayosso, quien será candidato si su papá sigue siendo el gobernador; si éste sale antes de terminar el periodo, la cosa se le complica porque hay varios que, agachaditos, quieren ser aunque no han dicho esta boca es mía.
De los demás partidos, creo que al que hay que tomar en cuenta es a Morena, pues en las encuestas es quien sale adelante en las preferencias. Y creo que ahí sólo hay dos o tres cuando mucho: el senador “Rabín” Salazar, el rector Alejandro Vera y puede colarse el senador Fidel Demedicis, que acaba de unirse a ese partido.
La candidatura de Cuauhtémoc Blanco puede ser por cualquiera, pero primero tendrá que evitar ser juzgado por el Tribunal Superior de Justicia del Estado, porque si lo fuera eso lo descalificaría legalmente para ser candidato y, al parecer, es la razón de tanto juicio mediático y golpes al ex futbolista; además de que no soltó la basura y el Sapac para el “gerente  general de Morelos”, pues todo quiere manejar el hombre del gran poder en Morelos.
Los independientes conocidos ahora son Vinicio Limón, quien quiere transformar a Morelos, y Antonio Sandoval, presidente de la Fundación Don Bosco; y aquél que salga, ya que existe, sin salir todavía a la superficie, un movimiento de ciudadanos, muchos de ellos cercanos a varias cámaras que ya andan buscando a quién apoyar para la gubernatura, que se han reunido varias veces y quieren un morelense de a de veras, por lo que pronto conoceremos el nombre y, al parecer, dos de los prospectos ya aceptaron, pero todavía no se definen.
Así las cosas para la campaña del ‘18, que empezará este mismo año, por lo que la cosa esta totalmente caliente y los golpes se empiezan a dar por lo bajo.
Para el interinato, si es que se da, se apuntan Jaime Álvarez; desde luego Matías Quiroz, quien sería el lógico (a pesar del asunto de Yautepec) y varios ridículos que creen que tienen derecho. La sorpresa sería que el Ejecutivo se decidiera por Gayosso, quien también podría ser, y así culminar su sexenio. ¿No cree usted?    
AMIGOS DE LA MÚSICA invita a la ópera Rusalka, del compositor checo Antonín Dvořák, con una nueva producción, el 25 de febrero a las 12:00 a. m., en el Auditorio del IMTA, en pantalla gigante con subtítulos en español, en vivo desde el MET de Nueva York. No se lo pierda y ahí nos vemos.

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...