compartir en:

Sin duda alguna, uno de los temas que más polémica ha creado por la manera de llevarlo a cabo es el de las famosas fosas de Tetelcingo, que de repente nos enteramos que existían, pues no sabemos las razones de que sean tantos los que fueron enterrados en ellas, ni porqué la verdad cuando se descubrieron; la sorpresa para los que no conocemos el tema a fondo fue grande y ahora se ha iniciado la exhumación, a pesar de todos los problemas para que el fiscal se presentara en la zona, pero la presión pública lo hizo asistir finalmente. A las 14:12 horas aparecieron los primeros restos de alguno de los más de 100 cuerpos que se presume fueron sepultados en fosas clandestinas del predio El Maguey, en el panteón de Tetelcingo, en Cuautla, Morelos, por la Fiscalía General de Justicia.
El retraso se debió, principalmente, a que hasta cerca del mediodía apareció el fiscal general de Justicia del Estado de Morelos, Javier Pérez Durón, quien al reunirse con familiares de las víctimas se disculpó, pidió ponerse de acuerdo y dijo: “Soy un servidor público que está de paso; no nos hemos cerrado y pido coordinación”. Pide ponerse de acuerdo para avanzar, y a su vez los familiares de las víctimas le piden respetar acuerdos previos y transparentar la exhumación.
Después de las dos de la tarde, arriba al Panteón de Tetelcingo, el secretario de Gobierno Matías Quiroz, quien sólo tuvo un rápido encuentro con el rector, el que horas antes le había exigido que viniera. Escuchó al familiar de una víctima y se retiró.
Después del retraso, y ante la presión de los familiares de víctimas, el fiscal general del Estado de Morelos acudió a las fosas clandestinas de Tetelcingo, en el predio El Maguey, para dar inicio a las diligencias de exhumación de los cuerpos que ahí se encuentran, luego de constatar que no había impedimento para los trabajos que realizarán los peritos de la Procuraduría General de la República (PGR), de la Fiscalía estatal, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y observadores de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos y de la sociedad civil; y se iniciaron los trabajos en el lugar.
Previamente, en conferencia de prensa, Alejandro Vera Jiménez, rector de la UAEM, dijo que las fosas de Tetelcingo “son una manifestación de la descomposición en la que nos encontramos como sociedad y de la colusión de algunas instancias encargadas de la procuración de justicia con la delincuencia y el crimen organizado”; reiteró que “ante la negativa de la Fiscalía General del Estado de Morelos a reconocer los derechos más elementales de las víctimas del estado y del país, la UAEM se encuentra aquí para exhumar, identificar y dignificar los cuerpos, que de manera criminal se inhumaron en esta fosa clandestina, y así aliviar la agonía de decenas de familias que están buscado a sus seres queridos” y “el contexto de las fosas de Tetelcingo es francamente desolador. De acuerdo con las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los últimos cuatro años, los índices de criminalidad del país ubican al Estado de Morelos entre los cinco primeros lugares”; expresó que es necesario que la opinión pública del estado, del país y del extranjero ayude a visibilizar el horror que se vive en Morelos, por lo que exigió al gobierno estatal reconocer ante los ciudadanos y la opinión pública “esta lacerante realidad”.
Reconoció la lucha de los familiares y organizaciones de víctimas de más de 30 mil desaparecidos en el país, la labor de los medios de comunicación -en particular de los reporteros, fotógrafos y analistas, que han acompañado a los familiares de las víctimas-, así como al juez de control del Tribunal Superior de Justicia de Morelos a favor de las víctimas y la voluntad política de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y de la Procuraduría General de la República (PGR), para acompañar esta diligencia.
Pero, por otra parte, lamentó que la denuncia que interpuso la fiscal regional Oriente en contra de las víctimas y de sus defensores, a quienes denunció por sabotaje entre otros delitos, no se haya retirado todavía en los términos planteados en la reunión del martes 17 de mayo de 2016 ante la PGR, la CEAV, la CNDH y la CNS.
Exigió también que se castigue a las autoridades responsables, por acción u omisión, de inhumaciones clandestinas de las víctimas de la violencia, y que nunca más una fiscalía vuelva a hacerlo.
“Y desde aquí alzamos nuestra voz en contra de las reformas constitucionales aprobadas por los diputados del Congreso de nuestro estado, en donde nos cierran rotundamente y violentan derechos adquiridos en materia de participación ciudadana al cancelar la conformación del Consejo de Participación Ciudadana y retirar la revocación de mandato”. Y enfatizó: “hacemos responsables al gobierno y a la Fiscalía del Estado de Morelos de cualquier atentado en contra de los familiares de las víctimas, de sus abogados…” ¿No cree usted?

Vivencias ciudadanas
teodoro lavín león

[email protected] / Twitter: @teolavin