compartir en:

De acuerdo con las declaraciones del Gobernador de Morelos ante la Comisión Permanente del H. Congreso de este país, él no tiene culpa y, a pesar de que le advirtió al Presidente de la República y al Secretario de Comunicaciones de que había el riesgo de que ocurriera un daño como el socavón, no le hicieron caso. Pero sí participó en la inauguración del Paso Express y se moría de risa, como lo demuestran las fotografías tomadas durante ese acto. ¿Sería porque no le importaba que se produjera algo como el socavón o por qué mostró tanta alegría?
En sus declaraciones, de acuerdo con la versión estenográfica en el Senado de la República, dijo: “Cuando se planteó la inauguración, debo decirles que me avisaron 24 horas antes que se iba a inaugurar por arrancar la Semana Santa. Le dije al subsecretario Callejo, Óscar Callejo, que me parecía apresurada una inauguración, en virtud de que faltaban muchas cosas por resolverse.
“Que encontrábamos movimientos de tierra que seguían ahí y de materiales de construcción, y nunca tuvimos la certeza de que se había cumplido técnicamente con todo, porque no somos la parte supervisora de una obra federal.
“Pero empezamos a observar que con las prisas se acabó el último tramo; por cierto el de la barranca, y siempre mantuvimos dudas de una advertencia que hicimos a la Secretaría, a través de la Comisión Estatal del Agua, que planteó desde el 30 de octubre de 2016. Ustedes tienen en sus manos ese documento, que la alcantarilla del colector pluvial, ubicada en Barranca Santo Cristo, resulta insuficiente para las avenidas máximas de agua, que se modificara, que se cambiara.
“Advertíamos que no podía resistir este tubo, desde el 2016. Ayer faltó a la verdad el secretario; por cierto que lo único que había recibido era una carta para ponerle el nombre de Tlahuica al área express.
“No, recibió esto también y lo recibió su director del Centro de Operaciones, que ya dijo que no fue un delegado más, que es un director que tiene plenas facultades por las características de directores de los centros SCT.
“Con todo esto, nosotros observamos en oficios del 13 de abril del 2017 y del 31 de mayo, que ustedes tienen ahí todos los oficios, comunicaciones que enviamos inmediatamente a los senadores y diputados del estado de Morelos, de Protección Civil de Cuernavaca, del ayudante de Chipitlán; advertimos de todo esto.
“Quiero decirles con toda claridad que lo que ocurrió en el Paso Express Tlahuica no fue un accidente desafortunado. En el Paso Express Tlahuica no se atendió con oportunidad la observación técnica que provocó una falla estructural.
“El drenaje que se dejó, se sabía de antemano que no serviría para efectos de dos cosas: si el drenaje había servido a un trazo de cuatro carriles y se colocaban seis carriles más, se modificaba sustantivamente el peso que cargaría ese tubo; la carga vehicular se multiplicaría de cuatro a diez carriles.
“Y, segundo, no presentaba las mejores condiciones técnicas; se pedía uno de mayor diámetro o incluso lo que se va a hacer al final y se discutió, y ahí está la propuesta también nuestra, acreditada, de hacer pilares y hacer un ducto mayor para el paso de agua.
“No se hizo; supusimos que habían por lo menos modificado el tamaño del tubo y hoy nos enteramos que la falta es que no se encasquilló, que no se embovedó, era como reparar una vieja máquina y ponerle algo para justificar que iba a servir.
“El problema que tienen es que la empresa contratada para hacer la supervisión de la obra y ver que está mal, y que cobró la módica suma de 38 millones de pesos, dice que el paso es suficiente de acuerdo a los estudios técnicos que ellos han realizado y que la manera en que se encuentra es suficiente y adecuada.
“Lo grave es la muerte de tantas personas, más de 25; sólo se habla de los dos que cayeron al socavón y ahí sí la cosa esta difícil, pues los miembros de rescate de la Cruz Roja han declarado que estaban listos para salvar a los dos personas que cayeron en el socavón y no se les permitió hacerlo porque Protección Civil ordenó que había que esperar la llegada de la grúa, que tardó ocho horas, por lo que las dos personas murieron asfixiadas”.
Las culpas se siguen repartiendo, se las atribuyen unos a otros, y los ciudadanos cada vez vemos menos claro.
En otro asunto, después de la comparecencia del Ejecutivo estatal en el Senado, los senadores de Morelos, apoyados por Miguel Barbosa, señalaron que mandarían una carta firmada por todos para que se le entreguen a la UAEM los recursos que no se le han entregado por parte del Gobierno del Estado.
El caso es que no salimos de problemas, y si a ellos les agregamos el caso de la compra de la casota, pues la verdad es que cada día estamos peor y no vemos la salida. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected]   Twitter: @teolavin