Ni duda cabe de que si algo está complicado en Morelos es el proceso electoral por estos 125 días, en los cuales  veremos de todo y por todo.
¿Por qué está complicado?, pues por muchísimas cosas. En primer término, el órgano electoral no tiene los recursos necesarios para llevarlo a cabo y tenemos un Congreso sin criterio, que sólo obedece al ejecutivo estatal de manera ciega y que, en lugar de resolver, sólo hace lo que le ordenan esté bien o mal; además, está también en crisis porque los “honorables” diputados agarran el recurso y ya no saben cómo arreglar el problema que eso ha planteado. La verdad es que hay más rateros ahí que en la cárcel, y a pesar de que el ejecutivo les da 14 millones mensuales, no les alcanza y las cosas empiezan a ponerse feas. No hay manera de explicar el que no alcance y hay que agregar la ignorancia y falta de capacidad de quien habría que ver cómo ha manejado el dinero, pues desde antes de ser alguien ya tenía fama de rata. Tendría que aclararse.
Después están las condiciones de seguridad, que son graves. El fin de semana, además de los asesinatos a plena luz del día, los levantones ahora en restaurantes están a la orden del día, lo que nos indica una falta de garantías necesarias para que se lleve en paz el proceso electoral, por lo que podría este proceso judicializarse y convertirse en un aquelarre que a nadie conviene más que al mismo gobierno, pues de esa manera sólo votarían los que él quiera con la participación de la policía para llevar a votar con el fin de que gane su candidato. No hay que permitirlo y hay que salir a votar sea como sea.
Y otra: los partidos políticos están cada vez peor, ahora tenemos candidatos en forma muy clara y el que lleva la punta es Cuauhtémoc Blanco por Morena PT y PES, el cual por lo que se ha señalado a nivel nacional lleva 34 puntos, seguido por el Dr. Víctor Caballero con 20 puntos según la encuesta dada a conocer en uno de los noticiarios matutinos; en tercer lugar el ex Rector Vera y en cuarto el “príncipe” Gayosso; y el quinto, del Revolucionario Institucional, mi amigo Jorge Meade. Al mismo tiempo se publicó una encuesta en redes sociales donde Jorge Meade lleva la ventaja con 62 por ciento, lo que en realidad es una aberración. Creo que si bien Morena irá en primero, el segundo lugar se lo pelearán los otros tres de manera verdaderamente cerrada; no existe un liderazgo verdadero y la situación, a pesar de que a muchos no les gusta, la mayoría manda y sería difícil cambiar  las expectativas.
El discurso del puntero, que es Cuauhtémoc Blanco, es recurrente: irá en contra del ejecutivo actual que, dicho sea de paso, es el gobernador peor evaluado a nivel nacional, según una publicación esta semana, por el 87 por ciento de los morelenses que lo rechaza  y al que Blanco señala que meterá a la cárcel junto con su familia, y afirma que  nadie lo va a detener y que le tienen miedo porque el sí va a cumplir y meterá a la cárcel a l ejecutivo y a su hijastro, lo que le ha ganado alta popularidad, ya que es algo que los ciudadanos anhelan por la rabia contenida que tienen, de la que nadie en el gobierno quiere darse cuenta.
El su discurso, el segundo lugar que es Víctor Caballero ha señalado:“Morelos hoy se encuentra enfermo y lo digo como médico”, aseguró el candidato, quien afirmó que “el diagnóstico ha sido muy claro: El estado está sufriendo permanentemente, porque se tiene miedo, angustia y se desconfía de la autoridad”.
Adelantó que lamentablemente en el tema de la inseguridad, la violencia, la corrupción y la impunidad, se adueñaron del país y son consecuencias de un régimen que ya caducó, de un sistema político que varias generaciones de políticos tradicionales han mantenido para proteger sus excesos y privilegios. Víctor Caballero, afirmó que el reto que tiene es de suma importancia por la gravedad de la “enfermedad” en que se encuentra el estado de Morelos, y el cáncer que tiene es la grave inseguridad que se ha registrado en los últimos años.  
Por su parte, el discurso del ex rector Vera todavía no se define y el de Meade no dice nada, habla de reconciliación y de buenos propósitos, pero eso y nada es lo mismo. La gente quiere definiciones, está harta, cansada y molesta pues en verdad ha sido vejada en muchísimos casos y eso no lo perdona. Tiene que liberarse del fantasma de que es un palero del gobernador, rumor que sus enemigos han corrido en los medios, para poder volverse competitivo.
Por su parte, el “delfín” Gayosso habla de las “bondades” de los pasados cinco años de gobierno y se toma muchas fotos y gasta millones y millones en publicidad, pero eso no da votos. Y si no, al tiempo. Lo que decía Roy Campos en el aniversario de un programa de radio se esa convirtiendo en realidad y, al parecer, las cosas se les saldrán de las manos, lo que en realidad es lo que los ciudadanos anhelan. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...