compartir en:

En verdad que estamos jodidos los morelenses, tenemos muchas cosas buenas pero somos antropófagos de nuestros propios pisanos; ahora resulta que quieren ser gobernadores del estado puros fuereños, y la verdad a mí no me parece.
¿Qué no podemos los morelenses gobernarnos por nosotros mismos? ¿Qué no entendemos la experiencia con la legión extranjera, o que los fuereños solo vienen a robar y a salirse como el jibarito locos de contento con su cargamento?, parece que no nos damos cuenta de que es tal la pudrición de la política, que ahora cualquier tarado quiere gobernar, pero más tontos nosotros que nos dejamos, y lo peor que votamos por ellos. Algo tenemos que hacer para cambiarlo.
Por lo pronto ya van a reformar la ley a la conveniencia, de lo que el jefe quiere que lo suceda –que por cierto le da cuerda a un precandidato que ya se la creyó y verá cómo lo dejaran colgado de la brocha-, pero las reformas llevan dedicatoria, mire usted: el edil de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, consultó al Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac), sobre los requisitos para ser candidato a gobernador en 2018.
Desde luego pregunta antes de las reformas, porque sabe que las reformas que harán a la ley electoral le van a cerrar el camino a la gubernatura, por eso lo tienen junto, para que no patalee, y como le falta toda la experiencia del mundo se la cree a la primera, pero como podemos ver no lo ha hecho de buena fe, sino por amarrarse el dedo.
Por otro lado es de recordarse que el Congreso presentó una iniciativa en materia político-electoral por la que será requisito obligatorio para quien quiera ser gobernador de Morelos, tener 15 años de residencia efectiva, pública y comprobada.
Una vez que se filtró dicha información, el presidente del instituto político que llevó a Cuauhtémoc Blanco a la alcaldía confirmó que la solicitud “se hizo a título personal, consultó a la autoridad electoral sobre un tema de legalidad, es decir, los requisitos para ser candidato a gobernador”.
Consideró que a diario se reciben cientos de solicitudes de parte de ciudadanos y ésta es una más, “nos extraña mucho que el Impepac la haga pública y dé a conocer en especial esta solicitud que hizo Cuauhtémoc Blanco y no la de otros ciudadanos”.
Como podemos ver, un poco mañoso el presidente del PSD que defiende al alcalde porque en su vida había vivido como ahora, y que no peque de inocente, el Impepac está al servicio del gobierno desde la modificación legal de que sería el gobierno del estado a través del Ejecutivo quien le daría el presupuesto a la institución electoral; está en sus manos, así que la imparcialidad pasó a segundo grado, ya que el que paga manda, todos lo sabemos.
Desde luego que hizo mal el Impepac en dar a conocer la petición del alcalde, porque no tienen por qué ser noticia, es un trámite interno, ellos dicen: “en este caso la solicitud no tiene que ver con un tema de político o electoral, él quiso saber los requisitos y ya hay una respuesta de la autoridad electoral”, con ello rechazó que se dé un destape por parte del ex futbolista profesional y ahora alcalde de la ciudad en su carrera política en Morelos.
“Cuernavaca tendrá que decir si Cuauhtémoc está listo para ser gobernador, la ciudadanía decidirá si será el candidato o no”.
Fíjese la maña, no Cuernavaca lo eligió por tres años, para que la gobierne, para que se ponga a trabajar y no ande de caliente con la siguiente elección, no para que escale cargos, esa es una mala maña de la política mexicana que debemos de acabar, pero como ya sabemos todos jalan para su santo, los diputados hacen lo que les ordenan, después de 15 melones al año no es para menos, y los vividores del alcalde quieren seguir cobrando en el gobierno.
Lo que en resumidas cuentas es como ya lo sabemos que cada quien jala para su santo, sin importarles nada ni nadie, todos son iguales en verdad, estamos fregados los ciudadanos.
Y para que no digan que dice uno las cosas por molestia, tan simple como el negocio de la basura que de inmediato los que se dicen colaboradores del alcalde arreglaron el negocito haciendo partícipe de el nada más como socio, cambiando a los prestanombres encargados y así tan tranquilos empezaron a cobrar más desde el principio, así que bueno, ninguno, todos son iguales, pero es porque los morelenses lo permitimos; a ver si se nos quita lo burros y nos ponemos las pilas y para el 18 solo votamos por quien valga la pena y no por los de siempre, que harán desde luego lo de siempre, ver que sacan en su beneficio. ¿No cree usted?

 

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]   Twitter: @teolavin