Ni duda cabe de que la inseguridad es cada día mayor en nuestro estado; todos los días nuevos muertos, nuevos asaltos, nuevos robos y el gobierno sólo dice “hemos avanzado, luchamos por salir adelante y estamos en el tercer lugar de mejor seguridad”, pero la realidad es totalmente diferente.
Las cifras son una cosa y la realidad que vivimos cotidianamente es otra, la ciudadanía cada día está más indignada, enojada y ni con las inauguraciones recientes se calmará el enojo de aquéllos a quienes les es sustraído su patrimonio y, desde luego, el de sus familiares y amigos.
Un ejemplo rápido es este mensaje que empezó a circular en Watts de la gente de Cuernavaca que empieza a desesperarse:
“Durante las últimas tres semanas hemos visto que nuestros vecinos han sido víctimas del robo a casa habitación a plena luz del día. Son grupos de 2 a 5 personas que están vigilando nuestras casas y, en cuestión de 10 minutos entran y salen de ellas. Los robos a mis vecinos han sido entre las 3 y 5 de la tarde.
“Llegan a pie y buscan casas solas. Aparentemente, son distribuidores de volantes. Se brincan las bardas o fuerzan las puertas.
“Les valen las cámaras de seguridad y las alarmas porque saben que la policía no alcanza a llegar. Traen celulares para comunicarse y, ya estando adentro, llega un auto que les recibe las cosas robadas, las suben y ellos se van a pie. Están bien vestidos. Alerta, Vecinos.
“Avisen a las personas que conozcan que tienen casas solas.
“No dejen a sus hijos solos en sus casas. Ojo, viene Semana Santa.
“Esto sucedió ayer con mis vecinos de la calle de Río Sinaloa”.
Y si a ello le aumentamos las amenazas al señor Obispo y a los miembros de la Curia en Cuernavaca, la cosa no se pone fácil.
Llegar a amenazar a los miembros de la cúpula en la Iglesia Católica con el antecedente que, según lo explica el obispo en un mensaje que ha aparecido en los últimos tiempos en las redes sociales, el que amenaza, al parecer, conoce los movimientos de los miembros de la organización de la Iglesia Católica, ya que sabe los pasos o lo que van a realizar sus miembros en los próximos días; por lo que, seguramente, es alguien que puede conocer o tiene los sistemas para poder intervenir los medios de comunicación de la propia diócesis.
La situación en el estado es difícil. ¿Cómo es posible que al prelado de la Iglesia Católica se le trate de intimidar de esa manera? La verdad es que, conociendo a Don Ramón, sabemos que eso no lo va a intimidar; él es un hombre valiente y de fe, por lo que lo único que logran es hacer cada día más grande la brecha entre el estado y la Iglesia.
Por mucho que ahora dicen tratar de arreglar las cosas, el pleito con la Iglesia sigue a todo lo que da y el intervenir sus teléfonos y mandar amenazas es una de las estupideces más grandes que comete el gobierno; el respeto a los católicos y a todas las iglesias es constitucional.
Pero, como ahora quieren arreglar todo, los pleitos con la universidad se acabaron, pues el Rector Urquiza ha sido lo suficientemente inteligente para llevar al gobierno con una relación de respeto mutuo, que es lo más adecuado para los dos.
Pero, dígase lo que se diga, la inseguridad sigue a todo lo que da y el asalto a los estudiantes es una realidad y, como ya hemos visto, el robo a casa habitación es cosa de todos los días. Hay colonias como la Teopanzolco donde casa por casa han ido asaltando, estén los dueños o no, eso es algo que no los detiene, y ahora van por Reforma y Vista Hermosa. Lo que no se entiende es para qué sirven las cámaras de seguridad, pues siempre que hay un atraco no funcionan.
Los asaltos por la tarde y noche no sólo se dan en las calles obscuras de la ciudad, que son muchas, sino también en pleno Zócalo capitalino. La modalidad es abrazarte y ponerte la pistola en las costillas, es la manera que se está usando con mayor frecuencia.
El bajarte de tu carro con pistola en mano es lo más común; normalmente atacan a señoras en sus camionetas, las dejan sin carro, sin bolsa y sin celular en una esquina, si les va bien. Las cosas siguen igual o peor que antes. ¿Aparte de las maravillosas cifras podrán hacer algo efectivo a favor de la seguridad?, Como estará que hasta el hijastro del ejecutivo reconoció que ha fallado la seguridad. Por lo visto hasta en la casa sabe. ¿No cree usted?
Próximo 13 de abril: gran cena-baile de “Los Cuernavacos”, en “Mañanitas Casa Nueva”, a beneficio de los Bomberos de Cuernavaca. No se lo pierda, lo esperamos. Reservaciones y boletos en Comonfort 13 y en los teléfonos 777 314 51 91 o 314 51 89. Nos quedan pocos lugares, apártelo para poder disfrutar de volvernos a ver.

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA: