La política es una ciencia maravillosa, pero en Morelos se ha convertido en vil politiquería y, después de ver el debate del grupo de donde saldrá el que nos va a gobernar en los próximos seis años, tenemos que entender por qué cada día está más lejos de su esencia.
Mire usted: En primera instancia vamos a definir qué es una ciencia. Según Velásquez F. “La ciencia se constituye en un conjunto sistematizado de conocimientos sobre la realidad objetiva, conformado a su vez por un sistema de teorías, leyes, principios, hipótesis, conceptos, etc.”. También indica “para que un conocimiento se constituya en ciencia debe contemplar tres elementos principales, entre ellos: presentar un objeto de estudio, poseer un sistema de conocimientos (leyes, teorías, principios, etc.) y presencia de métodos de estudio para abordar la realidad, así como cumplir con las funciones de la ciencia que son: la descripción, la explicación, la transformación y la predicción”.
Ahora veremos las concepciones que tiene la ciencia política para describir posteriormente su objeto de estudio, el cuerpo de conocimientos, sus métodos y sus funciones.
Las concepciones que se tienen sobre ciencia política son varias, entre ellas se la concibe como: “estudio de todo cuanto de universal y necesario tiene la política”; “ciencia arquitectónica, es decir, ordenadora, soberana y fundamental”; “ciencia de la autoridad” y “estudio del Estado” y muchas otras. Nos adscribimos al concepto que indica que la ciencia política es: “una ciencia social que estudia fundamentalmente la distribución, el ejercicio y la organización del poder en una sociedad”.
El objeto central de estudio de la ciencia política está en los hechos políticos; en esta búsqueda, la vieja polémica giraba en si este objeto era el Estado o el Poder, pero hoy dicha polémica se centra por un lado en el Poder Político y de otro lado en el Sistema Político. De estos criterios se puede deducir que el objeto de estudio de la ciencia política es el poder político.
Quezada menciona que tradicionalmente se sostuvo que el objeto de la ciencia política era el Estado; pero gracias al avance teórico y metodológico de la politología, se considera que el Estado es un concepto muy restringido para comprender la totalidad de la dinámica política. Posteriormente se empezó a plantear la tesis del poder como objeto de estudio de la ciencia política, por tratarse de un concepto más amplio que el de Estado, ya que el poder concibe la estructura y dinámica estatal y la de otras instituciones, tanto sociales como políticas; además, se constituye en el punto de partida para conocer el proceso de decisiones políticas en una sociedad.
En el sistema de conocimientos de la ciencia política, revisando la literatura y analizados los postulados de Duverger, se indica que la ciencia política carece de una “teoría general” de tipo explicativa y predictiva de alcance universal, este aspecto permite comprender el desarrollo de un conjunto de modelos y teorías que intentan explicar las características de la acción política, a las que en ciencia política se les denomina como “enfoques”, es decir aproximaciones y visiones parciales de la realidad política.
Los principales enfoques que tiene esta ciencia son: el Marxista, el Institucional, el Conductista, el Estructural funcional, el Sistémico y el Cibernético. Cada uno de estos enfoques centraliza su atención sobre determinados componentes del Poder: Estado, Institución, etc.
El enfoque Marxista, estudia la realidad política como un fenómeno dialéctico y concibe a esta ciencia como una disciplina crítico-práctica que estudia las relaciones de poder.
El enfoque Institucional estudia los fenómenos políticos a partir del análisis de los textos constitucionales, y se preocupa por conocer y analizar la organización y las funciones de las instituciones políticas.
El enfoque Conductista aplica algunas teorías de la psicología a la acción política y fundamenta el estudio de la ciencia política a partir de las actitudes políticas, la conducta, y el comportamiento político de los individuos y grupos que interactúan en la sociedad.
El enfoque Estructural estudia la regulación de tensiones político-sociales y de los medios con que cuenta un sistema político para superar esas tensiones.
El enfoque Sistémico se caracteriza porque aplica la teoría general de los sistemas al análisis de los fenómenos políticos, ya que sus representantes sustentan que el sistema político está expuesto al entorno de otros sistemas sociales, de los cuales recibe influencia, pero que, a su vez, influye sobre ellos. 
Y, finalmente, el enfoque Cibernético sustenta que la conducción del gobierno es uno de los procesos más interesantes y significativos que, enfocados en un estudio de las mentes humanas y de la conducción de las máquinas, aumentará la comprensión de los problemas en todos esos campos.
Cada uno de estos enfoques establece principios y leyes que rigen el funcionamiento de la ciencia política y determinan su desarrollo. 
Esto va nada más como introducción y le pregunto: ¿Usted ve que alguien entre nuestros supuestos políticos entiende de política? Habría que buscarlo como aguja en un pajar. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...