compartir en:

Sin duda alguna, uno de los “deportes” favoritos de los diputados al servicio del Gobierno de Morelos es el de ver qué inventan para perseguir de manera constante al Presidente Municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, lo que desde luego lo ha convertido en la víctima de un régimen al que nadie quiere y cuya aceptación está en números rojos; lo que le permite al alcalde ir saliendo adelante poco a poco, a pesar de los berrinches del junior morelense, que es el más poderoso de los políticos locales, jefe máximo de nuestros desvergonzados diputados, quienes por una corta feria lo obedecen sin el menor recato, sea bueno o malo. El chiste es obedecer, sin darse cuenta de que les faltan 18 meses para que el poder se acabe de desvanecer, ya que la política es así y que “el rey ha muerto y viva el rey”, pero todos quieren dejar sucesor aunque la verdad nunca se les hace.
Por eso, el grupo de los diputados locales más apegados al servilismo, de diferentes partidos políticos, presentaron una denuncia de hechos en contra de Cuauhtémoc Blanco Bravo, por que –según ellos- él ha pagado con recursos públicos los honorarios del abogado Pedro Martínez Bello, quien lo defiende legalmente de la acusación de Roberto Yáñez Moreno, el que asegura que el ex jugador de fútbol firmó un contrato en el que aceptó ser candidato del PSD a la alcaldía a cambio de recibir siete millones de pesos. “Lo que desde luego, en caso de resultar cierto, estaríamos ante la comisión de actos tipificados por el Código Penal para el Estado de Morelos y consecuentemente deben ser investigados y en su caso sancionados”, consignan los legisladores en la denuncia. Los diputados que han promovido esta denuncia y firmaron en ese orden, son: tres del PAN, tres del PRI, uno de Nueva Alianza, cuatro del  PRD uno de MC, y uno del  PVEM. En la denuncia también aparecen los nombres de otros diputados, pero no sus firmas.
Lo que quiere decir que tiene tanta importancia su iniciativa como el mandar a hacer su edificio en el terreno que un diario nacional “balconeó” que había sido un buen negocio; y ellos, sin el menor recato, sabiendo esos antecedentes, se prestan a poner el Congreso enfrente del centro comercial López Mateos, para ver si así las próximas manifestaciones en contra de los legisladores paralizan el mercado más importante de la ciudad y el distribuidor de rutas de transporte también más importante y grande  de la ciudad; ya que, como todos sabemos, sólo tendremos Morebús para los privilegiados que viven en las zonas con calles anchas, las cuales quedarán al servicio del trasporte moderno y el mejor negocio de la administración, el cual obstruirá un carril y logrará que los automovilistas de esta hermosa ciudad se vuelvan más locos de lo que ya están, porque si el tránsito de los automóviles en Cuernavaca y la zona conurbada ya es un verdadero problema, ahora la movilidad que está mal se convertirá en terrible caos, como en el Centro con el cierre de Guerrero.
Los que los sufrimos somos los usuarios, los que manejamos, no las autoridades que, con chofer y hablando por teléfono, ni cuenta se dan de lo que sucede, razón por la cual tienen “brillantes ideas” como ésa de invalidar una vialidad indispensable.
Los legisladores y el Gobierno del Estado están llegando a la paranoia, ya que no saben cómo joder al alcalde, pues le buscan más de tres pies al gato; pero él ni se inmuta pues, al parecer, tiene apoyo nacional y su victimización lo ha hecho ser más popular de lo que ya era. Por ejemplo, nadie se enoja con el alcalde Branco Bravo a pesar de que no acudió a la reunión que tenía concertada con los productores en el Ejido de San Antonio, en la colonia La Unión; ésta se llevó a cabo pues el secretario de Desarrollo Económico, Juan Diego Pons Díaz de León, asistió en representación del edil.
Por cierto que Díaz de León refrendó el compromiso que el Ayuntamiento tiene con los cultivadores de maíz y sorgo de la capital; además, resaltó la labor de este sector para que no haya escasez de dichos consumibles.
En su momento, el director de Desarrollo Rural, Óscar Santos Martínez, informó que en Cuernavaca el maíz cosechado se utiliza para elaboración de tortillas, para generar alimento de ganado, así como para venta directa a molineros y a agroindustriales de la región.
Sobre las 120 hectáreas de maíz, comentó que se tuvo un rendimiento de entre 10 y 12 toneladas por hectárea, lo que permitió una recolección aproximada de 6 mil 260 toneladas.
La verdad es que la ciudad está mal y los servicios están pésimos, pero la popularidad del alcalde sigue arriba, gracias a que el “todopoderoso” quiere acabar con él, pero le ha salido el tiro por la culata. ¿No cree usted?

AMIGOS DE LA MÚSICA invita a la ópera Rusalka, del compositor checo Antonín Dvořák, con una nueva producción, el 25 de febrero a las 12:00 a. m., en el Auditorio del IMTA, en pantalla gigante con subtítulos en español, en vivo desde el MET de Nueva York.
Y el próximo viernes 28 de abril se efectuará el Gran Baile de los Cuernavacos, en Mañanitas Casa Nueva, ahora en beneficio de las Madres Trinitarias. Boletos en Comonfort 13 o reservarlos en los teléfonos 314 51 91 y 314  51  87.

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin