Ni duda cabe de que una de las dependencias más difíciles de llevar es la Fiscalía General de Justicia del Estado, eso nadie lo duda, pero la manera en que ésta trabaja es verdaderamente penosa.
En el abandono de las oficinas, donde todo es feo y mugroso, las secretarias comen encima de los expedientes, mientras hablan por teléfono dejando que se forme una larga cola de ciudadanos esperando durante un tiempo increíble. En plenas vacaciones de fin de año, si una persona se acercaba a levantar un acta, lo chutaban diciéndole que regresara hasta el regreso de vacaciones el 8 de enero.
La atención a la ciudadanía es pésima y, la verdad, es una vergüenza que en un estado con los problemas de seguridad que tiene Morelos las cosas se den de esta manera.
En la Fiscalía, los expedientes pueden dormir el sueño de los justos.
Este fin de semana tuvimos un incidente que habíamos previsto, por el cual levantamos un acta ante el Ministerio Publico, como cualquier hijo de vecino. Después la fuimos a ratificar a una oficina de lo más incómoda y sucia en la bajada al Parque Chapultepec, donde la señorita que debía atendernos ni volteaba a vernos y, cuando le informamos que queríamos ratificar la denuncia, continuó en el “watts” de su celular y nos preguntó: “¿Tiene usted cita?”, a lo que le respondimos si para ratificar una demanda necesitamos cita. “Sí, señor; estamos muy ocupadas”. Le contesté a la empleada: “Señorita, la veo platicando por el teléfono”, mientras que su compañera cercana se despachaba un plato antiecológico de enchiladas encima de los expedientes de su escritorio. Su respuesta fue contundente: “Véngase dentro de dos meses, pues ya estamos llenos”.
Así nos mandaron con cajas destempladas y después de dos meses que ratificamos la demanda nos enviaron a otra oficina a buscar una cita con los policías que harían, supuestamente, la investigación. Esperamos media hora y más tarde nos dieron cita para la siguiente semana a las 11 de la mañana. ¿Pero qué creen? Llegamos y nos dijeron que era una lástima, pero que andaban ocupados y no estaban los policías encargados, así que la cita les valió sorbete. Concluyeron afirmando que nos llamarían para otro día, el que desde luego nunca llegó.
La denuncia era porque en un terreno en la parte de atrás de la casa de ustedes se desgajó un laurel muy grande y cayó sobre mi casa y la del vecino, quedando la mitad en pie pero verdaderamente dañada. En la propia denuncia informábamos que se podía caer la otra parte del árbol sobre una casa de lámina que está junto. Y así sucedió, el pasado sábado se cayó esa mitad del árbol encima de la casa del vecino y partió en dos el rotoplás, con la suerte de que en ese momento no estaba nadie en la vivienda, lo que hubiera podido ocasionar una tragedia.
Todo porque la denuncia que hicimos hace más de seis meses duerme el sueño eterno por el pésimo servicio que presta la Fiscalía General de Justicia del Estado. Vidas pudieron haberse perdido por su negligencia; pero, como siempre, tratan de desvirtuar las cosas exactamente igual que ocurrió con las muertes del socavón del Paso Exprés, que quedaron impunes. Así en este caso porque no tenían ganas de realizar su trabajo, para el que les pagamos con nuestros impuestos.
Aquí se salvaron varias vidas y, desde luego, la cosa no pasó a mayores, excepto por los daños materiales. Pero imagínense si les cae encima a los que duermen en esa modesta casa.
Bueno, el servicio es tan malo que hace dos semanas me robaron la cartera, y como venía del oriente del estado pasé al Ministerio Público de Yautepec para levantar el acta y ver si se podía recuperar mi credencial para votar. Pues fíjense que con cajas destempladas una señorita bastante déspota nos dijo: “No se puede, vaya a Cuernavaca o Cuautla para que se la levanten, aquí no hay personal”. Como si uno tuviera su tiempo.
Al llegar a Cuernavaca fui al turno en la calle del Boulevard Juárez y pedí levantar el acta. Primero me dijeron que regresara el lunes ya que estaban de vacaciones; pero, como me molesté y les señalé la obligación de que la Fiscalía trabaje las 24 horas, finalmente levantaron el acta muy a regañadientes.
Esa es la pésima atención que tenemos los ciudadanos en la Fiscalía; pero, eso sí, se jactan de gran efectividad y logros, mientras la justicia en realidad brilla por su ausencia. ¿No cree usted?
Amigos de la Música presenta, en su Temporada de Ópera 2017-2018, “Tosca”, de Giacomo Puccini, el sábado 27 de enero de 2018, a las 12:00 del día, en el Centro Cultural Teopanzolco, en pantalla de alta definición y en forma directa desde el MET de Nueva York. Director: Andris Nelsons. Elenco: Kristine Opolais (Tosca), Jonas Kaufmann (Cavaradossi), Bryn Terfel (Scarpia), Patrick Carfizzi (Sacristán).
Lo esperamos para presenciar éste que es uno de los más famosos y aclamados dramas operísticos, con algunos de los mejores intérpretes. Allá nos veremos.

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...