No cabe duda, o son ignorantes o de a de veras no tienen un solo dedo de frente. ¿Quién les ha dicho que se pueden hacer leyes electorales a modo? La nueva reforma electoral es un mazacote que sólo responde al capricho de una persona, que es quien maneja el Congreso del Estado, o sea el presidente del PRD.
Las elecciones se ganan con prestigio y, desde luego, con dinero; lo primero no lo tienen y lo segundo les sobra, pero no puede ser posible que una institución como el Instituto Nacional Electoral haga lo que hace: redistritar un estado al revés de como se redistritarán los otros. En realidad esto es digno de Kafka.
Ya han impugnado la nueva ley varios de los partidos políticos, entre los que están el Humanista, el Pes y Morena; y, para variar, a los inteligentes del PRI se les pasó la fecha. No sabemos cómo estén las impugnaciones, pero, por lo pronto, al parecer no va a ser tan sencilla la imposición.
El hacer lo que se nos ocurre porque nos va a salir más barato cuando gobernemos es una estupidez, porque ni van a gobernar ni va a salir más barato; la verdad es que no quieren entender que en la política ocurren ciclos y cada uno se cierra y nace uno nuevo, y que no hay en la historia dos regímenes -ni siendo del mismo partido- que recoja a los que gobernaron con el anterior. Pensar así es realmente ser muy ignorante.
La elección la van a ganar los candidatos, no los partidos, por más dinero que tengan. Morelos, aunque no lo parezca, está demasiado politizado y quizá Cuernavaca, por la gran cantidad de colonias que viven en la miseria, sea la más fácil de comprar, pero los demás municipios no están tan sencillos. Por lo pronto al presidente del Tribunal Electoral no lo sentimos tan contento. Mire usted:
“Existe incertidumbre y preocupación en el tema de la redistritación electoral, porque en la parte técnica aún no se sabe si se tendrá o no la capacidad, además de que se pueda concluir antes de los tiempos estipulados, siendo ésta una de las reformas aprobadas por el Congreso”, anunció el magistrado presidente del TEE, Francisco Hurtado Delgado.
Sin embargo, dijo de manera contundente que de quedar firme la reforma electoral se requerirá de una intensa campaña publicitaria para informar a todo el electorado a qué distrito le corresponderá ahora ir a votar. Esto al señalar que en muchas ocasiones hay abstencionismo por desconocimiento de dónde está ubicada la casilla del electorado; pero que, con esta confusión de que se van a mover las casillas, se generará incertidumbre y confusión. Señala que se solucionaría con capacitación al personal y una difusión intensa para que el elector ubique perfectamente dónde tiene que ir a emitir su sufragio. Lo que desde luego no es sencillo, cuando sabemos que en este estado los medios para informarles no llegan a más del 10% de los ciudadanos, y con los empleados de los organismos locales será imposible que se realice esta tarea, ya que se necesitan miles más para informar casa por casa.
El presidente del Tribunal señaló: “Por el otro lado, se deben resolver en la Suprema Corte de Justicia de la Nación todas las acciones de inconstitucionalidad que se estén presentando; una vez que así sea, el Instituto Nacional Electoral tendrá que acatarlo y sujetarnos a esas determinaciones que pueden ser la aprobación o la confirmación de las reformas electorales, o bien que se aplique la misma ley con la que se estaban realizando los comicios”.
El magistrado presidente Francisco Hurtado recordó que algunos actores políticos están recurriendo a la SCJN por los artículos que les afectan, mas no en el cuerpo general de la reforma, por lo que hay que esperar; dijo que no se puede hablar aún sobre qué puede suceder, sino que habrá que esperar el resultado de las controversias presentadas por los inconformes. Confirmó que este tipo de actos de confusión, de movimientos y de agitación política, se verá reflejado en el TEE por todos los medios de impugnación que se estén recibiendo.
Hurtado Delgado dijo que se podría colapsar la operatividad del TEE, debido a que el personal con el que se cuenta, así como las herramientas, serán insuficientes para enfrentar un proceso electoral tan agudo como el que está en puerta.
Imagínese usted, si así lo ve el presidente del Tribunal, ¿cómo lo podrán entender los ciudadanos que no tienen ni la más remota idea de este tipo de reformas, que en lugar de ir para adelante van para atrás?; por lo que hay que hacer un análisis serio de lo que son las reformas y de cómo deberán de aplicarse, si es que éstas pasan las impugnaciones de los partidos políticos. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...