compartir en:

Sin duda, una de las cosas que más nos llega al corazón es la Navidad, por lo que significan la paz, el amor y sobre todo el dar y recibir regalos que los niños disfrutan en toda su dimensión. Navidad es símbolo de amor, pero desde luego que con la situación que vivimos en Morelos la cosa no está fácil, pues la inseguridad campea en toda su dimensión y, en menos de 24 horas, se han tratado tres veces de meter en la casa de este servidor suyo; y así sabemos también de un amigo de la familia al que asesinaron para quitarle su vehículo. Los asaltos y la pedida del “piso” están a la orden del día y la policía siempre en vigilia: buena para proteger a los jefes, pero mala para cuidar a la ciudadanía.
Además está la gran tristeza para quienes tuvimos la oportunidad de conocer a una extraordinaria mujer y amiga, la siempre respetada Dorothy Prats, quien se nos adelantó esta semana. Nuestro medio de comunicación pierde una gran pluma que, en inglés, todos los días se comunicaba con la colonia angloparlante en nuestro medio. Descanse en paz una mujer extraordinaria, hermosa, bondadosa, extraordinaria pintora y, sobre todo, mejor amiga.
Cambiando de tema, y ya que nuestros políticos sólo nos dan dolores de cabeza, hablemos de lo que tenemos en Cuernavaca que nos debe de hacer sentir muy orgullosos. La Catedral de Cuernavaca es la sede de la Diócesis católica del mismo nombre en México. Es un edificio del siglo XVI, lo que la convierte en una de las catedrales más antiguas del país. Originalmente fue erigida como convento de la Asunción, la quinta fundación franciscana en México. Se estableció en 1525 por los doce primeros frailes franciscanos que llegaron al país, con la ayuda de un nuevo grupo recién llegado de España.
La Capilla Abierta o Capilla de Indios, junto con las iglesias de Tercera Orden, el Carmen y la capilla de la Dolorosa, forman parte de la Catedral de Cuernavaca, México.
Nuestra Catedral y Antiguo Convento de la Asunción cuenta en su entrada por el poniente con una extraordinaria pileta bautismal que data de la época de su construcción con un cordón labrado alrededor que nos muestra que fue realizada por la orden franciscana; sobre ella se encuentra una virgen Tonantzin de indígena belleza y que es más antigua que la aparición del Cerro del Tepeyac, unida por cuatro nervaduras en cada esquina del bajo coro, donde se pueden apreciar ángeles todos ellos con facciones indígenas, así como animales.
La catedral de Cuernavaca forma parte del conjunto de conventos bajo la denominación primeros monasterios del siglo XVI en las faldas del Popocatépetl, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.
En 1525, cuatro años después de la conquista, arribaron a las costas de México varios grupos de misioneros, siendo los primeros en establecerse en el Valle de Morelos los 12 primeros frailes franciscanos, quienes procedieron a edificar la capilla abierta para colaborar en convertir a la fe cristiana a los indígenas. En 1529 se ratificó la fundación formal del monasterio. Consta que hacia 1574 ya estaba definitivamente terminada.
La planta de  la Iglesia  de la Asunción tiene la forma de una cruz latina, con un pequeño crucero cubierto por una cúpula de casquete esférico sin tambor, y el resto con una grandiosa bóveda de cañón corrido; el bajo coro tiene una bóveda de tracería  gótica.
En la Catedral, durante la remodelación realizada en la época del Obispo VII de Cuernavaca, Monseñor Méndez Arceo, se descubrieron los murales que nos hablan del sacrificio de San Felipe de Jesús en sus viajes hacia el oriente en la Nao de China, y son el vínculo más importante entre México y el Japón. El ahora emperador del Japón, siendo príncipe aún, visitó la catedral para conocer esa liga tan trascendente entre países.
Sin duda es uno de los monumentos más bellos de la ciudad, con una torre de tres cuerpos, los dos primeros edificados en el siglo XVIII, en el año de 1713, pues tienen grabada esta fecha en uno de los ángulos de la misma; el último cuerpo es mucho más nuevo, pues el original se cayó con el temblor del 19 de julio de 1882, reconstruyéndose el mismo. Pero su belleza es indiscutible al alzarse sobre la ciudad iluminada por la luz de la luna.
La catedral es un monumento patrimonio de la humanidad declarado por la UNESCO. Estas son de las hermosas construcciones que tenemos en Cuernavaca y hay que visitarlas, admirar sus detalles y conservarlas. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]