En una irresponsabilidad más se ha caído al dejar otra vez a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos en crisis financiera. Es incomprensible que la principal fuente de educación siga padeciendo por falta de recursos, cuando se gasta en una serie de cosas que no tienen la importancia de darle educación superior a los morelenses.

“La UAEM sólo cuenta con recursos para el pago de sueldos a seis mil trabajadores hasta el mes de septiembre”, dio a conocer el Secretario General del Sindicato Administrativo, ya que sus agremiados viven de su trabajo y el dejarlos sin el salario es hacer que más de seis mil morelenses se queden sin comer, sin escuelas, sin agua, luz, etc.

Informó que el análisis, que da la autoridad central de la máxima casa de estudios, revela que cuentan con fondos económicos para solventar sueldos hasta el mes de septiembre de este año, lo que es lamentable porque no habrá dinero para cubrir el último trimestre.

Por lo que se hacen las gestiones correspondientes; por ejemplo, se han reunido con funcionarios de la Dirección General de Educación Superior Universitaria de la Secretaría de Educación Pública, y están a la espera de que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pueda recibir a las 92 organizaciones sindicales, principalmente las nueve que enfrentan crisis, para encontrar solución y dar certeza a sus comunidades, así como cerrar el ejercicio fiscal decorosamente; incluye esto garantizar salarios y prestaciones de todos los trabajadores.

Aseguró que en Sinaloa tuvieron una reunión de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios de México y, por acuerdo de la asamblea, determinaron hacer una manifestación en el Zócalo de la Ciudad de México, en la que participarían los 92 sindicatos, y la fecha tentativa era el primero de julio, pero dados los acercamientos se canceló, por ello esperan respuesta favorable del presidente.

De acuerdo a unos cálculos, la UAEM requiere recursos por 490 millones de pesos para poder cerrar el año, ya que de lo contrario se verán afectados más de seis mil trabajadores académicos, administrativos y de confianza; para ello han solicitado la audiencia con el mandatario de la nación y gestionar el apoyo para las universidades en crisis del país, en las que se incluye la de Morelos.

Las medidas de austeridad que ha implementado el Rector Gustavo Urquiza Beltrán han sido “estirar” los recursos que se han evitado por estas acciones, lo que permitirá que cuenten con recursos económicos para pagar sueldos hasta septiembre; pero se teme que, a pesar de los esfuerzos, la máxima casa de estudios de la entidad recaiga en una severa situación, como ha ocurrido en 2017 y 2018 cuando se presentó un grave déficit financiero, que incluso paralizó las actividades universitarias.

El secretario general dijo que, conforme a los acuerdos tomados en asamblea de la CONTU, de no avanzar en la gestión para el rescate financiero, será el mes de agosto cuando se realicen las manifestaciones en la Ciudad de México en exigencia nuevamente del rescate de las instituciones públicas de educación superior, nueve en particular y entre ellas la de Morelos.

Por su parte, el dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores Académicos de la UAEM, Mario Cortés Montes, confió en las gestiones centrales para lograr recursos, que están limitados porque se solventarán sueldos hasta la primera quincena de septiembre.

Fue claro al señalar que el dinero que ahorraron por las medidas de austeridad implementadas por el Rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, sólo alcanzará para pagar hasta la primera quincena del mes de septiembre, lo que es muy grave; pero hay confianza en las gestiones que buscan una serie de prestaciones para evitar otra parálisis.

El líder sindical explicó una medida verdaderamente importante, ya que señaló que está en análisis la propuesta de poner en marcha el “fondo semilla”, en el que tendrán participación al menos los agremiados de esa organización sindical, quienes aportarán el 12 por ciento de sus salarios para crear un fideicomiso que permita solventar el pago de los trabajadores jubilados, y sentar las bases de una nueva estrategia de recaudación de estos fondos ante las adversidades a las que se ha enfrentado la máxima casa de estudios.

Esta medida es un trabajo que se ha realizado en comisiones del propio sindicato y que ha contado con el respaldo de la asamblea general, con cada uno de sus representantes seccionales, por lo que puede ser la solución al problema de la falta de atención a los trabajadores que se han jubilado.

Afirmó Mario Cortés Montes del SITAUAEM que la crisis ha sido tan severa que los nuevos trabajadores tienen la categoría de “honorarios”, es decir, que no cuentan con prestación social alguna, hecho que es lamentable porque son los trabajadores la base del trabajo que en conjunto se realiza en la UAEM, y que por ello seguirán con sus acciones de lucha sindical a pesar de la crisis.

Lo que no se entiende es que los sindicatos estén de acuerdo con la administración de la universidad y que el gobierno les quita el tiempo haciéndolos pedir limosna de un presupuesto en el que lo más importante debería ser la educación. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin