La crisis política en la que se encuentra el estado de Morelos es verdaderamente importante, y que haga falta al día de hoy un presupuesto consensado, de acuerdo con los cánones del nuevo gobierno, es algo trascendental para todos los morelenses. No puede ser posible que el Poder Legislativo funcione de la manera en que quiere hacerlo.

Todos los que tenemos algún amor por nuestra patria chica criticamos alguna vez la sumisión del Congreso del Estado en la pasada legislatura, que sólo servía para rendir pleitesía al Gobernador del Estado; pero esa es una cosa y otra es el enfrentamiento que han estado teniendo a fines del año pasado y el inicio de éste el legislativo y el ejecutivo.

A mi real saber y entender, lo que falta es política, pero la verdad es que no se vale querer poner al gobernador contra la pared por el primer presupuesto de su administración.

Nadie nace sabiendo y los miembros de la legislatura están respondiendo más a intereses personales que a los de grupo, y mucho menos al de los morelenses.

Para poder juzgar a un gobierno tenemos que ayudarlo a trabajar al principio porque las cosas no son fáciles. Morelos ha vivido en los últimos días una crisis de seguridad verdaderamente grave, ya que haber soltado a los miembros de la delincuencia organizada en los últimos meses de la administración pasada ha provocado un problema de inseguridad, debido al pleito suscitado entre los diferentes cárteles que se disputan la plaza, lo que ha traído una serie de muertes y asesinatos verdaderamente nunca vistos en la localidad.

Lo que tenemos que entender es el porqué la ciudadanía se pone a la defensiva y se molesta, porque es natural; pero también tenemos que estar conscientes de que hay grupos de la oposición que aprovechan la situación para hacer el mayor escándalo posible, como lo hacen los miembros de la administración pasada, buscando que cada uno de los conflictos crezca para no permitir que tenga tiempo el nuevo gobierno de enjuiciar a los rateros de la pasada administración.

El Gobernador del Estado ha declarado que “La gente no merece esto: un conflicto, otro y otro”, y siendo más claro dijo que “La decisión de los diputados no nos va a afectar, si tenemos que trabajar con el presupuesto 2018 lo vamos a hacer”.

Lo que es una posibilidad real, ya que está en sus facultades y desde luego que lo puede hacer, pero ésa no es la solución. Además ha reiterado: “Hay que trabajar con la gente. Creo que todos estamos cansados de lo mismo”.

Desde luego que el ejecutivo tiene la facultad de trabajar con el presupuesto del año anterior y el fin de semana fueron aprobadas las modificaciones al paquete 2019 en el Congreso del Estado.

Habrá que hacer un análisis de qué fue lo que aprobó la mayoría del legislativo y ver si entienden que primero es Morelos y luego los egos de los legisladores. El ejecutivo del estado señaló: “Me da tanta tristeza que parece una romería ahí en el Congreso; traen acarreados, gente que realmente sólo sirve para gritar y apoyar algunas decisiones de estos 15 diputados… Estamos firmes, y les vuelvo a reiterar: hay que ponernos a trabajar por la gente, nosotros no le vamos a hacer daño a la ciudadanía… Estamos cansados de lo mismo, que llega uno y llega otro… No hay que fallarle a la gente”.

Molesto, Blanco Bravo señaló que desde diciembre se presenta la misma situación de confrontación con el legislativo por intereses específicos, y ante este panorama enfatizó que es necesario ponerse de acuerdo, tal y como se los hizo saber en días recientes a los presidentes municipales.

“Nosotros nos tenemos que dedicar a las necesidades de la gente, si los diputados no quieren aprobar, y ahora se quieren hacer las víctimas diciendo que la ciudadanía y ellos son de Morelos… ¡que se pongan a trabajar!, hay que ponernos a trabajar, hay que ponernos de acuerdo, pero siempre va a pasar esto por intereses de muchas personas”.

Creo que la claridad de las palabras del ejecutivo es totalmente transparente. Se dicen muchísimas cosas y hay versiones de que el gobernador anterior es quien está metiendo la mano para mantener al ejecutivo actual ocupado para que no lo persigan a él y a su gente.

Por eso hay que hacer una disección de lo que se aprobó el fin de semana, para poder opinar con los pelos en la mano; pero que al ejecutivo no le gustó está claro, por lo que deberán de tener en cuenta los legisladores locales que el poder dura tres años y la vergüenza toda la vida, y ésa no se la quita uno fácilmente. ¿No cree usted?

 

Por: Teodoro Lavín León

lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin